LA HABANA,-  Centenares de miles de personas abarrotan la Plaza de la Revolución de La Habana durante el masivo homenaje póstumo que la capital cubana ofrece a Fidel Castro antes de que a primeras horas de mañana sus cenizas partan por carretera hacia la ciudad oriental de Santiago.

En una fortaleza sitiada, cualquier disidencia es traición El acto multitudinario comenzó este martes con el himno nacional de Cuba a las 19.00 hora local (00.00 GMT), como estaba previsto y con el lugar abarrotado de gente. El presidente de Ecuador Rafael Correa, uno de los oradores, alabó la obra del líder cubano, como uno de los “nuevos hombres latinoamericanos” que resistió un embargo como “no habría resistido cualquiera de los países capitalistas de la región”. Correa incluso aludió de manera indirecta la represión de su régimen: “En una fortaleza sitiada, cualquier disidencia es traición”, dijo.

Tras él, el presidente sudafricano Jacob Zuma, recordó a Castro como un amigo de los países africanos y aseguró que sus logros sociales son una “inspiración para Sudáfrica”. Concretamente, agradeció las misiones médicas que Cuba envió al país africano.

“Las ideas de Fidel se multiplicarán en la lucha por la justicia”, dijo por su parte el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez, quien aseguró que Castro “inspiró” a su partido para “mejorar la vida de su pueblo”. “Despedimos al Fidel de los pobres, de los humildes, el Fidel que pertenece a la historia”, dijo por su parte el griego Alexis Tsipras. “La Cuba de Fidel nos enseñò que el camino al socialismo no esta cubierto de rosas”.

“Quizá en Europa no podamos imaginar las dificultades que ustedes han tenido que pasar”, dijo en alusión al bloqueo económico que calificó de “chantaje”. “Pero nosotros tenemos nuestras fuerzas opresoras”, dijo en referencia expresa al neoliberalismo. “Nosotros en la lejana Grecia luchamos por nuestra dignidad, y en esta lucha nos acompañó el ejemplo de Fidel”, añadió Tsipras.

Más de 20 jefes de Estado y Gobierno A este acto popular en homenaje al expresidente y líder de la Revolución cubana, fallecido el viernes a los 90 años, asisten más de veinte jefes de Estado y de Gobierno llegados de todo el mundo, encabezados por el gobernante cubano, Raúl Castro. Entre los asistentes están los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro; Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; Ecuador, Rafael Correa; México, Enrique Peña Nieto; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Panamá, Juan Carlos Varela; y el rey emérito de España, Juan Carlos I. También están presentes los mandatarios de Zimbabue, Robert Mugabe; Sudáfrica, Jacob Zuma; y Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, entre otros, así como el histórico líder namibio Sam Nujoma.

Por parte de Estados Unidos, representan al Gobierno del presidente Barack Obama su asesor adjunto de seguridad nacional, Ben Rhodes, y el embajador en La Habana, Jeffrey DeLaurentis. Los medios estatales hablan de unas 50 delegaciones oficiales, que incluyen varios primeros ministros caribeños, el vicepresidente chino Li Yuanchao; el presidente de la Duma de Estado (Parlamento) rusa, Viacheslav Volodin; el presidente del Consejo de la Nación de Argelia, Abdelkader Ben Salah; y la líder de la Asamblea Nacional de Vietnam, Nguyen Thi Kim Ngan.

Despedida masiva Aunque las autoridades cubanas no han ofrecido datos sobre el número de personas que se han congregado en la céntrica Plaza de la Revolución, con las siluetas de Camilo Cienfuegos y del Che Guevara iluminadas al fondo, el lugar tiene capacidad para acoger a más de un millón de personas. La población de La Habana se cifra en algo más de 2,1 millones de personas. Al fondo hay también una imagen gigante de Fidel, vestido de guerrillero y con una mochila a la espalda. Raúl Castro llegó a la plaza un par de minutos antes del comienzo del acto y saludó a algunos de los asistentes, entre ellos al venezolano Maduro.

La actriz Corina Mestre abrió el acto con la lectura del poema “marcha triunfal del ejército rebelde”. El acto pondrá fin a dos días de tributos a Fidel Castro en el memorial José Martí de la Plaza de la Revolución, por donde cientos de miles de cubanos han desfilado entre lunes y martes para dar su último adiós al exmandatario. Las cenizas de Castro partirán este miércoles por carretera desde La Habana hasta Santiago de Cuba, siguiendo el recorrido inverso que el líder cubano realizó en 1959 para llegar al poder.

En los dos últimos días, centenares de miles de personas han desfilado por el Memorial José Martí, situado en la Plaza de la Revolución, para rendir sus respetos a Castro. Tras la muerte de Fidel Castro, el pasado viernes, a los 90 años de edad, las autoridades cubanas decidieron instalar en el Memorial tres retratos del fallecido líder en otras tantas salas del monumento, para que los cubanos pudiesen ofrecer sus condolencias.

efe/r3