ROMA,- El próximo domingo los italianos votan sobre la reforma constitucional, sin embargo la tensión política en Italia se advierte por una confrontación y división entre los italianos, los mercados han comenzado a “votar”. La Bolsa de Milán acuñó pérdidas, el Monte dei Paschi di Siena con el 14%, menos.

Ocho bancos italianos corren serio peligro si el primer ministro Matteo Renzi pierde el referéndum y no sale adelante su reforma. El nerviosismo de los mercados es el termómetro que está sirviendo para medir el nivel de expectación por el resultado del voto. Los más prestigiosos periódicos europeos y norteamericanos se pregunta desde hace semanas si tras el Brexit y Trump en Estados Unidos, será Italia el tercer país en el que triunfen los populistas, en poco más de cinco meses.

El referéndum italiano se está configurando como un plebiscito sobre el primer ministro. Matteo Renzi hoy se ve solo frente a todos, luchando incluso contra una minoría de izquierda de su propio partido, que desea su derrota. En este frente del NO se incluye toda la oposición, con una mezcla increíble, que va desde Silvio Berlusconi, el cómico Grillo y todos los populistas.

En la campaña se están escuchando los insultos más disparatados. Se impone la tendencia de mentir y gritar: el que más alto lo hace se cree que está más cargado de razón. De esta forma, en la campaña se discute de casi todo por parte del frente del NO, con tal de eliminar a Matteo Renzi.

La sustancia de la Reforma queda así en segundo lugar. Fundamentalmente son cuatro los puntos que cambian en la Constitución: Se acaba el bicameralismo paritario, dejando al Senado como una Cámara territorial (hoy tienen el mismo poder la Cámara de Diputados y el Senado), se reduce el numero de senadores (desde 315 a 100) y se quitan poderes a las regiones (turismo, energía, transportes, entre otros) que pasan a ser administrados por el gobierno central.

En los últimos sondeos publicados había coincidencia en la victoria del NO, por un margen de 3-4 puntos, aunque es aún alto el porcentaje de indecisos. En un desesperado intento por ganarse hasta el último voto, Matteo Renzi acaba de anunciar que subirá las pensiones más bajas entre 30 y 50 euros al mes.

En todos los medios se muestra preocupación por la estabilidad del sistema italiano. En caso del NO, el gran vencedor en ese gran frente contra Renzi será el populismo, particularmente el cómico Grillo. El primer ministro, Matteo Renzi, ha anunciado en diversas ocasiones que si pierde presentará la dimisión. Para evitar un salto en el vacío, Renzi juega también la carta del miedo: Anuncia que tras él puede volver a Italia un gobierno técnico, al estilo del que encabezó Mario Monti, con nueva subida de impuestos.
r3