CIUDAD DE MÉXICO.- De acuerdo con datos de la Procuraduría capitalina, en la Ciudad de México tres automovilistas son asaltados diariamente, durante la luz roja del semáforo, en congestionamientos viales o al estacionar su automóvil.

Sin embargo, según las cifras oficiales, la comisión de este delito representa 0.7 por ciento de toda la incidencia delictiva que se reporta en la capital del país.

De esta forma y siempre de acuerdo a cifras oficiales, de enero a agosto se abrieron 815 averiguaciones previas y carpetas de investigación por el robo a conductores de vehículos, cifra menor a la de 2015, cuando se empezaron mil 420 indagatorias por el citado delito.

Pese al impacto causado por la difusión de estos hechos en las redes sociales, de acuerdo con la estadística de la dependencia hay una reducción de 14.1 por ciento, al pasar de 3.89 robos de promedio diario en 2015 a 3.34 en 2016.

Por otro lado, expertos afirman que muchas de las víctimas de asalto no interponen la denuncia correspondiente ante las autoridades debido a la complejidad de los trámites, e tal forma, en que en la mayoría de los casos solo comparten su experiencia a través de redes sociales.

La ironía en todo esto, la Ciudad de México ha invertido millones en tecnología para mejorar la seguridad en la capital. En 2008 se aprobó y publicó la Ley que Regula el Uso de la Tecnología para la Seguridad Pública, en la que se define la regulación de la ubicación y utilización de la información, y se establece como uno de los objetos de la ley: “Contribuir al mantenimiento del orden, la tranquilidad y estabilidad en la convivencia así como prevenir situaciones de emergencia o desastre e incrementar la seguridad ciudadana”.

Desde 2008 se implementa el Programa Bicentenario Ciudad Segura que pretendía convertirse en un modelo de seguridad urbana a través de plataformas de alta tecnología. De acuerdo con datos del Gobierno de la Ciudad de México, se han instalado 8 mil 088 videocámaras de vigilancia a lo largo de la ciudad; se ha construido un Centro de Control Comando Comunicación y Cómputo, 5 Centros de Comando y Control (C2) y 2 Centros de Comando y Control Móvil (C2 Móvil).

Las cámaras con video inteligente permiten detectar anomalías o emergencias de manera automática y alertar al personal de monitoreo.

Pero los simples celulares de los ciudadanos parecen ser más efectivos. Esta semana han exhibido el descaro con el que operan ya los delincuentes: a plena luz del día, en lugares llenos de gente. Recordemos que una foto de un asalto doble se volvió viral hace unas semanas. La gráfica fue tomada con un celular de un ciudadano. El Gobierno de la ciudad reaccionó con declaraciones.

Por su parte, la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSPCDMX) desplegó a lo largo de diversas vialidades de la capital a 630 policías para inhibir los asaltos cometidos por delincuentes que aprovechan los asentamientos vehiculares para acercarse a los automovilistas y despojarlos de sus pertenencias.

¿Qué hacer para evitar ser víctima de este delito?

Mientras estás en el tráfico

  • Mantén fuera de la vista bolsas de mano, prendas, portafolios, teléfono celular y cualquier cosa que llame la atención de los amigos de lo ajeno.
  • Tampoco dejes esos objetos bajo el asiento, los ladrones no son tontos. De preferencia guarda lo que vayas a necesitar en la cajuela.
  • Cuando estés enfrascado en un embotellamiento, mantente alerta, a los lados y a la parte posterior del auto. Evita en lo posible usar el celular. Esos momentos de distracción son los que aprovechan los delincuentes. Recuerda que el factor sorpresa es una de las armas más eficaces para ellos.
  • Evita circular por zonas de riesgo y si no tienes opción, sube los cristales del auto, guarda los objetos de valor. Si vas a circular con el cristal abajo, por favor, quítate el reloj por un rato.

Si llegas a ser víctima de los ladrones

  • Si por desgracia observas que los ladrones se acercan a tu vehículo ¡mantén la calma! Recuerda que no hay smartphone, auto o pertenencias que valgan una vida. Conserva la calma, entrega lo que te pidan.
  • Trata de memorizar el rostro y la ropa de los atacantes, para que posteriormente puedas levantar la denuncia. Aunque nunca vuelvas a recuperar tus pertenencias, es probable que tu mala experiencia sirva para evitar que otros automovilistas sean víctimas de los mismos rateros.

jcrh