RÍO DE JANEIRO.- Es una de las imágenes más emblemáticas de Brasil y del mundo. El Cristo Redentor, celebra sus 85 años con la visita de turistas de todo el planeta y una serie de actividades organizadas por el cardenal Joao Tempesta, quien por cierto es muy cercano al Papa Francisco.

Al celebrar el aniversario de este símbolo de la fe que marca nuestra ciudad queremos pedir a Cristo que siempre nos bendiga con el don de la paz y la fe”, dijo el cardenal Tempesta, arzobispo de Rio de Janeiro.

Los festejos por los 85 años, incluyeron la celebración de una misa de gracias a cargo del rector del Santuario del Cristo Redentor, padre Omar. Durante la ceremonia religiosa se cantó el cumpleaños feliz al Cristo Redentor y se compartió un pastel.

El Coro Preto, formado por 85 cantantes de varios países de Sudamérica, interpretó un concierto junto a la Orquesta Sibelius. La celebración coincidió, como ocurre todos los años, con el Día de la Virgen de Aparecida, patrona de Brasil y el Día de los Niños.

El Papa Francisco envió un mensaje que fue leído en la Basílica Nacional en la ciudad de Aparecida interior de San Pablo. Entre tanto en lo alto del Cerro Corcovado, de Río de Janeiro, turistas y fieles participaron en actividades que comenzaron desde las primeras horas de la mañana con una serie de encuentros de reflexión en los que participaron jóvenes de diversas barriadas cariocas.

El Cristo, de 30 metros de altura, fue inaugurado el 12 de octubre de 1931, durante el gobierno del presidente Getulio Vargas, y luego de un llamado a concurso, el cual fue ganado por el ingeniero carioca Heitor da Silva Costa. La idea de construir el monumento había surgido en la década de 1920 pero no hubo fondos para llevarla a adelante, los cuales se obtuvieron gracias a una colecta en la que participó la Iglesia

En 2007, fue elegido como una de las 7 maravillas del mundo moderno por haber recibido el voto de 100 millones de personas de todo el mundo.  El inicio del proyecto solo comenzó a tornarse realidad por el trabajo del francés Paul Landowski.

Todas las piezas del Cristo vinieron de París a Río de Janeiro. Fueron cinco años de proyecto y cinco años más para la ejecución de la obra.

El Cristo Redentor fue construido entre los años 1922 y 1932 sobre el Cerro Corcovado, a 709 metros sobre el nivel del mar. Está hecho a base de concreto y de esteatita, tiene una altura de 30 metros, sin contar su pedestal de ocho metros y los brazos que miden 28 metros de largo. Su diseño fue obra de Heitor da Silva Costa, y durante el proyecto de construcción también participaron el escultor francés Paul Landowski y el ingeniero francés Albert Caquot.

jcrh