ESTADOS UNIDOS.- La inminente llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, disparó por espacio de 10 días el índice de crímenes de odio racial en Estados Unidos, de acuerdo a un informe presentado por Southern Poverty Law Center (SPLC), grupo de defensa de los derechos civiles.

En el texto se documentan 867 incidentes que van desde ataques físicos a mensajes amenazantes en “graffitis”, fundados en denuncias hechas al grupo o a través de medios de comunicación.

Es un incremento importante respecto a la tasa habitual de delitos de odio racial registrada en Estados Unidos, dijo el presidente del grupo, Richard Cohen.

Lo que estamos viendo es algo bastante inusual. La gente está reportando esvásticas pintadas en vecindarios en los que han vivido por 20 años. Nunca hemos visto nada como esto”, afirmó Cohen, que ha hecho un seguimiento de tres décadas a grupos que promueven el odio.

Los incidentes incluyen numerosos casos de personas que amenazan a aparentes inmigrantes con deportarlos y actos de vandalismo en los que se ridiculiza a estadounidenses negros, en muchos casos con alusiones directas a la victoria de Trump. De acuerdo con los expertos, estos hechos se producen como resultado de una virulenta campaña en la cual, el magnate inmobiliario neoyorquino prometió construir un muro en la frontera de Estados Unidos con México, deportar a millones de inmigrantes indocumentados y restringir la inmigración musulmana.

Desde su triunfo, Trump ha dicho que rechaza los actos de violencia u hostigamiento y ha repudiado al movimiento nacionalista blanco de extrema derecha “Alt-right”, que ha sido un férreo defensor del presidente electo.

jcrh