MÉXICO.- Reportes del Centro de Investigación del Crimen Organizado (InSight Crimen), indican que en México la violencia en contra de los sacerdotes se ha incrementado, en gran parte debido al crimen organizado.

De acuerdo con este agrupamiento, México sigue siendo un país “profundamente y católico”, por lo que los sacerdotes tienen una posición de respeto en las comunidades, muchas de ellas infiltradas por grupos criminales, sobre todo en los estados de Guerrero, Michoacán, Veracruz y la Ciudad de México.

Los sacerdotes han hecho uso de su función para defender los derechos humanos. Ellos son con frecuencia la primera línea de defensa entre sus parroquias y el crimen organizado, lo cual los pone directamente en la mira”.

“Esta creciente tendencia a la violencia contra los clérigos, que es señalada por el informe, es una muestra de la situación de seguridad en México, que empeora cada vez más, y de la evidente incapacidad del gobierno para combatir eficientemente al crimen organizado”, señala el Análisis de InSight Crime.

Cifras de Insight Crime, indican que en 2016 en México, la tasa de impunidad llegó hasta el 99%, situación que explica que los asesinatos de los sacerdotes se queden sin resolver.

Durante los primeros años del gobierno de Enrique Peña Nieto, se registraron 25 ataques contra miembros de la Iglesia. Sin embargo en este 2016, la violencia contra los sacerdotes llegó a niveles no vistos: fueron asesinados tres sacerdotes, dos en Veracruz y uno en Michoacán, así como cuatro catequistas. La mayoría de los casos siguieron un mismo modo de operación: amenaza, extorsión, levantamiento, tortura y asesinato.

Entre 1990 y 2016 se presentaron 61 ataques contra miembros de la Iglesia en México, según un informe publicado por el Centro Católico Mulimedial, que señala que durante ese período hubo un alarmante aumento del 375 por ciento en el número de sacerdotes asesinados.

Las zonas más violentas son Guerrero y Ciudad de México, cada una de las cuales ha registrado ocho ataques desde 1990, seguidas por Veracruz y Michoacán, con siete y seis ataques, respectivamente, precisó InSight Crime.

con informaciñon de Insight Crime

jcrh