ESTADOS UNIDOS.- Tal como había anticipado la semana pasada Julian Assange, WikiLeaks presentó una carretada de nuevas revelaciones de carácter “significativo” que podrían cambiar las elecciones del próximo 8 de noviembre en Estados Unidos

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, y su rival demócrata, Hillary Clinton, fueron golpeados el viernes por filtraciones que podrían resultar perjudiciales para sus campañas.

Los republicanos lidiaban con una grabación de audio del 2005 publicada por el diario The Washington Post en la que Trump se jacta en términos vulgares de sus intentos por tener sexo con una mujer casada no identificada y de como manosea a las mujeres, afirmando que “cuando eres una estrella, ellas te dejan hacerlo”.

Trump había sido criticado previamente, incluso por Clinton, debido al lenguaje sexista y denigrante que ha utilizado para describir a las mujeres. El nuevo audio entrega a Clinton poderosas armas justo antes del segundo debate presidencial del domingo en la noche.

Sus comentarios fueron criticados por el presidente del Comité Nacional Republicano. “Ninguna mujer debería ser descrita nunca en esos términos o referida de esta manera. Jamás”, dijo Reince Preibus en un comunicado. El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, dijo que se sintió “asqueado” por lo que escuchó en la grabación.

Donald Trump emitió el viernes una disculpa después de la divulgación del audio, afirmando que se trató de una conversación privada en ánimo de broma de hace muchos años atrás.

“Bill Clinton me ha dicho cosas mucho peores en la cancha de golf, ni siquiera cercanas a esto. Me disculpo si cualquiera se sintió ofendido”, dijo Trump en el comunicado divulgado por su campaña.

En tanto, Wikileaks publicó un correo electrónico de colaboradores de Clinton que parece contener extractos de discursos pagados ante corporaciones, transcripciones que la campaña se ha negado a divulgar.

El Gobierno de Estados Unidos acusó formalmente a Rusia por los ciberataques que sufrieron organizaciones del Partido Demócrata antes de la elección de 8 de noviembre. WikiLeaks ha rehusado revelar sus fuentes.

Los extractos de los discursos podrían brindar a Trump nuevo material para atacar a Clinton. En los correos, la ex secretaria de Estado respalda el libre comercio y las fronteras abiertas, además discute asumir posturas diferentes en público y en privado.

El debate presidencial del domingo es considerado como un momento clave para Trump, que intentará repuntar en los sondeos de opinión después de que un débil desempeño en el primer debate golpeó su respaldo.

con información de agencias

jcrh