MÉXICO.- Estudiantes de Ciencias Agrogenómicas de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) UNAM, Unidad León, desarrollaron un bioparche, que detecta y erradica bacterias que provocan infecciones en quemaduras.

El componente principal es la bacteria E. Coli modificada genéticamente, la cual es capaz de reconocer, secretar moléculas y eliminar microorganismos patógenos alojados en las heridas de la quemadura y así evitar infecciones.

El concepto detrás de su invención, tiene que ver con hacerlo una tecnología ideal, para tenerlo en un botiquín de primeros auxilios y al momento de una quemadura de primer o segundo grado, usarlo de manera terapéutica, sencilla y útil como complemento mientras se realiza la revisión médica.

Este bioparche, está  constituido por tres capas. En la central es donde se ha colocado la bacteria modificada; en tanto que de las dos capas de los extremos, la que estará en contacto directo con la piel permitirá el paso de moléculas secretadas por los microorganismos dañinos para después ser reconocida y erradicada por la bacteria modificada.

“En caso de no haber presencia de bacterias patógenas, la que modificamos genéticamente no perjudicará la piel humana”, describió Montserrat Aguilar Venegas, estudiante de Ciencias Agrogenómicas de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) UNAM, Unidad León e integrante del equipo multidisciplinario que desarrolló el bioparche.

El objetivo de la investigación es el diseño de un material biocompatible con la propiedad de liberación de agentes antimicrobianos y marcadores de bacterias patógenas a través de la modificación de sistemas genéticos.

De igual forma, ya se está trabajando en una siguiente fase, en la cual se buscará que el producto sea tanto práctico como poroso, a fin de permitir la salida de las moléculas patógenas pero no a la bacteria que las elimina, esto a fin de llevarlo a la fase clínica.

Las quemaduras a nivel mundial representan una de las cuatro principales causas de muerte por lesiones. Para atenuar el problema, un grupo multidisciplinario de estudiantes de licenciatura desarrollaron un bioparche.

Entre las escuelas que tomaron parte en este proyecto, figuran las universidades de Guanajuato, Autónoma de Querétaro, Tecnológico de Monterrey, campus Querétaro e Irapuato, así como el IPN campus Guanajuato.

jcrh