MÉXICO.- De acuerdo con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en México, 1.4 millones de personas afrodescendientes de todas las edades, carecen de reconocimiento legal y jurídico de parte del Estado. De igual forma, se carece de políticas públicas para atender sus rezagos.

Cifras oficiales, indican que el 6.6 por ciento de niñas y niños de hogares de afrodescendientes, de hasta tres años de edad, no tiene registro de nacimiento; 18.2 no cuenta con filiación a algún servicio o sistema de salud, y aunque el promedio de escolaridad –9.4 años las mujeres de 15 años y más, y 9.7 en los hombres– es ligeramente superior al promedio nacional, esta situación no se refleja en acceso al empleo.

Por otro lado, más de 40 por ciento de la población afrodescendiente ocupada carece de prestaciones de ley en su trabajo.

Igualmente se da cuenta de que en el 47.1 por ciento de hogares de afrodescendientes aún se cocina con leña o carbón, cerca de 10 por ciento tienen piso de tierra y casi 40 por ciento techo de material de desecho o láminas, y 15 por ciento carecen de agua entubada.

De acuerdo con Norma Inés Aguilar León, cuarta visitadora de la CNDH, indicó que 86 por ciento de esta población se concentra en los estados de México, Veracruz, Guerrero y Oaxaca, así como en la Ciudad de México, y en menor medida en Nuevo León, Jalisco y Baja California Sur.

con información de la CNDH

jcrh