CIUDAD DE MÉXICO.- Tal como había sido anunciado, este 9 de enero, el número de emergencia 911 entrará en funciones en la Ciudad de México y otras 15 entidades del país, enlazando de esta forma las llamadas que se realicen al 066.

El 911, entró en funciones el pasado 3 de octubre en Baja California, Coahuila, Colima, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

A fin de brindar el mejor servicio posible, un equipo de más de 3 mil operadores y 200 supervisores de los Centros de Atención a Llamadas de Emergencia conocidos como C2s, C4s y C5s, fueron capacitados conforme al Programa diseñado por la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Mediante el uso del 911 como número único de atención a llamadas de emergencia y gracias al convenio que se firmó con el Instituto Nacional de las Mujeres se brindará atención con perspectiva de género en los casos de violencia contra las mujeres.

Además, en coordinación con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas se trabaja en una aplicación para teléfonos inteligentes que considere, entre otras funciones, a las personas con capacidades auditivas diferentes, por lo que revisamos procedimientos para atender a comunidades indígenas.

Con la puesta en marcha del 911 y al operar bajo un modelo homologado en que los responsables de brindar respuesta se encuentran en el mismo Centro de Atención de Llamadas de Emergencia, se generará una respuesta única y más organizada.

De esta manera, en una situación de emergencia, cuando está en riesgo la vida, integridad física o el patrimonio de los ciudadanos, ésto ya no tendrán que llamar en varias ocasiones a diferentes servicios de atención, incluso a familiares que a su vez realizan las mismas llamadas para pedir auxilio.

Detrás del 9-1-1, está el Catálogo Nacional de Incidentes de Emergencia que clasifica 242 incidentes en cinco categorías, que permitirá por primera vez generar estadísticas nacionales homologadas para identificar y priorizar los programas de actualización y especialización y los recursos humanos, financieros y materiales necesarios para atender las emergencias más frecuentes.

Para informar la población de las etapas en cómo operará el 911, la implementación se acompañará de una campaña de difusión enfocada a evitar las llamadas falsas que representan, el 90 por ciento del total.

jcrh