MADRID.- El Ayuntamiento de Madrid y el club Real Madrid presentaron hoy el acuerdo para la remodelación del estadio Santiago Bernabéu, que tendrá como novedad una cubierta retráctil que abarcará todo el campo.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el presidente del club merengue, Florentino Pérez, presentaron los planes de la obra que iniciará en 2017, tendrá una duración estimada de tres años, y un costo de unos 400 millones de euros. La reforma de la llamada coloquialmente como “casa blanca”, no aumentará el aforo de más de 80 mil asientos y respetará la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que reclamó no se edificara más allá de los 125 mil metros cuadrados de edificabilidad deportiva privada.

Asimismo, se liberarán 15 mil metros cuadrados de zona que rodea al estadio para tenerlo como espacio libre, y de ellos seis mil metros cuadrados destinarlos a área verde. El estadio suprimirá la zona de oficinas, que serán enviadas a la Ciudad Deportiva de Valdebebas (este de Madrid) y se demolerá el centro comercial “La esquina del Bernabéu” para contar con todo ese espacio liberado.

El diseño será para verse por fuera como un estadio de un volumen unitario, luminoso, con una superficie diseñada de bandas de acero y líneas vanguardistas, y con una iluminación especial en su interior. Pérez explicó que la remodelación contempla la futura posible construcción dentro de estadio de un área comercial, así como de un hotel, algo que todavía no está confirmado.

“Como todos sabemos, este estadio es uno de los iconos emblemáticos de nuestra ciudad y deseamos convertirlo en uno de los mejores estadios del mundo y en símbolo indiscutible de la fuerza de nuestra capital”, afirmó. La alcaldesa de Madrid comentó que se trata de un acuerdo para modernizar el estadio y la mejora del entorno urbano de lo que es un sitio emblemático de esta capital.

Notimex/JRGA