INGLATERRA.- El mundo deportivo y en especial el del futbol, vivió uno de sus peores momentos, con el trágico accidente de aviación sufrido por el club brasileño Chapecoense, cuando se dirigía a Medellín en Colombia, para celebrar el juego de ida de la final de la Copa Sudamericana.

El accidente destruyó el sueño de un club que se volvió un ejemplo de éxito en Brasil.

Sólo seis de los 77 ocupantes del avión -tres jugadores, un periodista y dos miembros de la tripulación- sobrevivieron al accidente ocurrido la noche del lunes, cuando el avión que transportaba al club brasileño se estrelló en una zona montañosa del noroeste de Colombia camino hacia Medellín.

Como muestra de solidaridad y respeto, los integrantes de los clubes Liverpool y Leeds United así como sus aficionados, rindieron uno de los más emotivos homenajes que se han registrado: un minuto de silencio, que “enchina” la piel.

 

jcrh