MELBOURNE, AUSTRALIA.- Serena Williams arranca su participación en el Abierto de Australia y a sus 35 años, quiere demostrar que sigue en plenitud de facultades. Por lo pronto, tiene en mente el llegar a su título 23 en un Grand Slam, para acercarse a la mítica Margaret Court.

Por lo pronto, comparte el segundo puesto con la alemana Steffi Graf, cuya marca igualó en 2016.

Claro que debemos destacar que el total de títulos de Grand Slam de Graf, se refiere únicamente a la era profesional de la WTA, la cual arrancó en 1968. Court por su parte logró sus 24 trofeos en las dos épocas de 1959 a 1975.

Si Serena consigue superarla en el futuro se convertirá oficialmente en la mejor tenista de la historia.

Con los años, la tarea se complica para ella. La estadounidense necesitó cuatro intentos para pasar de 21 a 22 títulos del Grand Slam. En Melbourne estará en su segundo intento de sumar el 23, después de fallar en el Abierto de Estados Unidos, donde cayó en septiembre en semifinales ante la checa Karolina Pliskova.

Su temporada de 2016 no fue un fracaso, ya que Serena ganó Wimbledon y llegó a dos finales de grandes citas, en Australia y Roland Garros, pero todo quedó empañado por haber perdido el número 1 del mundo, que ocupaba desde hacía 186 semanas (otro récord de Graf igualado, pero no batido). La alemana Angelique Kerber tiene el honor de ser la actual número 1 de la clasificación.

En Melbourne, donde Serena Williams ha sido campeona seis veces -aunque únicamente una en las seis últimas ediciones-, su principal adversaria será Kerber, que el año pasado dio la sorpresa ganando la final a la estadounidense.

jcrh