ESPAÑA.- Harto de que se cuestione su compromiso con el combinado nacional, Gerard Piqué anunció su retiro de la selección de España, una vez concluya el Mundial Rusia 2018. Una noticia que sorprendió a propios y extraños.

Como era de esperarse, el anuncio ha caído como una bomba en España, donde la reacción del jugador catalán casi ha eclipsado la victoria de la selección en el clasificatorio mundialista ante Albania (0-2) en los diarios y en las redes sociales, donde se han multiplicado los mensajes de apoyo al jugador.

“El Mundial de Rusia va a ser mi última competición con la selección”, anunció Piqué, que lleva 86 encuentros con la Roja, tras la polémica surgida por su decisión de recortar las mangas largas de su camiseta.

Empezaron entonces a proliferar mensajes en las redes sociales acusándolo de cortar unos ribetes rojo y amarillo, los colores de la bandera española, a pesar de que su camiseta no llevaba esos ribetes, que sólo están en la camiseta de manga corta.

Incluso el diario AS puso en su web durante unos instantes el título “Piqué se recorta los colores de España en las mangas”. Este lunes, su director Alfredo Relaño, pedía “disculpas” en un editorial en línea “por la ligereza con la que durante veinte minutos este periódico se hizo eco, en la versión digital, de la agitación de las redes sociales, ese barullo inextricable del que poco bueno sale”.

He cortado la camiseta porque las mangas eran muy cortas y me molestaban”, explicó tras el encuentro un cariacontecido jugador.

Rápidamente, la Real Federación Española de Futbol salió en defensa del jugador mientras el seleccionador, Julen Lopetegui, sorprendido, pedía “calma, tranquilidad, vamos a dejarla botar un poco. No hay que sacar demasiadas conclusiones”, dijo el entrenador.

Sin embargo, Piqué, uno de los pilares de la Roja, insistió que era una “decisión meditada”, pareciendo dejar poco margen a una marcha atrás. “Está harto de que se dude de él. Y tiene razón. Piqué es uno de los nuestros. No se puede dudar de Gerard”, escribió este lunes AS.

“Lo he intentado todo pero ya no puedo más”, afirmó el domingo Piqué, un jugador cuyas declaraciones provocaron en el pasado polémicas tanto en lo deportivo con el eterno rival, el Real Madrid, como en lo político, en medio de las tensiones por el auge del independentismo catalán.

A pesar de que Piqué nunca ha dicho que sea independentista, muchos lo consideraron como tal, con lo que tuvo que sufrir en varios partidos con la Roja, especialmente en ciudades españolas, silbidos y abucheos. Queda ahora para saber si las distintas muestras de apoyo serán suficientes para que el central revise su decisión.

jcrh