MÉXICO.-  Un año de claroscuros es el que vivió la selección mexicana de futbol bajo el mando del colombiano Juan Carlos Osorio, luego de fracasar en la Copa América Centenario pero también terminar con la hegemonía de Estados Unidos como local en eliminatoria.

Las expectativas para este 2016 eran muchas, sobre todo porque se presentaba la oportunidad de ganar por primera vez la Copa América en su edición de los 100 años al disputarse en la Unión Americana, considerada la segunda casa del “Tricolor”.

Para ello, Osorio llevó prácticamente a lo mejor que tenía, a excepción de las nuevas negativas por parte de los delanteros Giovani Dos Santos y Carlos Vela.

Ubicado en el Grupo C, el cuadro mexicano tuvo que verse las caras con Uruguay, Jamaica y Venezuela, en un sector que en los pronósticos fue calificado como accesible y en el cual se podía pelear por el boleto a cuartos de final, además de evitar a Argentina en esas instancias.

Su mejor actuación la dio en el primer cotejo celebrado en el estadio de la Universidad de Phoenix, donde logró imponerse por 2-1, con gol del capitán Rafael Márquez, a los “charrúas”.

Sumó su segundo triunfo sobre los jamaiquinos y cerró con empate ante la “vino tinto” para amarrar el primer puesto y medir fuerzas con Chile en la siguiente ronda.

El estadio de los 49ers de San Francisco de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL) fue el escenario donde el conjunto “andino” superó y le propinó una goliza de 7-0 al “Tri”, la peor en toda su historia en un duelo oficial.

Dicha derrota generó el clamor generalizado por la salida de Osorio, criticado por su falta de reacción en ese cotejo así como por su insistencia de rotar jugadores partido a partido y no darle continuidad a un 11 titular.

Pese a todo, la Federación Mexicana de Futbol (FMF) le dio el respaldo para que se mantuviera, pero condicionado al inicio del hexagonal final de la Concacaf rumbo a la Copa del Mundo Rusia 2018.

Con un cúmulo de dudas, México viajó a Columbus, Ohio, donde había perdido en sus últimas cuatro visitas previas de eliminatoria, dispuesto a cambiar la historia, y así lo hizo con goles de los defensas Miguel Layún y Rafael Márquez, además de ofrecer un desempeño óptimo, mucho mejor que el cuadro norteamericano.

Su segundo duelo fue también de visitante ante Panamá, en el cual Osorio volvió a su idea de rotar jugadores, lo que le alcanzó para un empate y para sumar cuatro unidades de seis posibles, cerrando de manera renovada un año que parecía ser el primero y el último con la selección mexicana.

con información de Notimex

jcrh