DALLAS, ESTADOS UNIDOS.- Dak Prescott, se ha colocado con méritos propios, como uno de los “chicos maravilla” de la NFL, y cada domingo desde que tomó el mando de los Vaqueros de Dallas, se ha encargado de confirmar dicha denominación.

Al momento, tiene al equipo de la estrella solitaria con marca de 3-1 en el segundo puesto de la División Este de la Conferencia Nacional. Entre sus méritos individuales, tiene 131 pases sin intercepción. Una marca que viene peleando con Carson Wentz, mariscal de campo de las Águilas de Filadelfia, quien tiene 102 intentos de pase.

Luego de haber caído en el juego inaugural, Prescott ha llevado a los Vaqueros a ganar tres encuentros de manera consecutiva. Venció a Washington tras recuperarse en el último periodo luego de haber dejado ir una ventaja de 10 a 0, posteriormente masacraron a los Osos de Chicago con una sencilla victoria, para después recuperarse de un déficit de 14 a 0 en el segundo cuarto contra los 49ers.

El mariscal de 23 años está a sólo una victoria de alcanzar el récord de franquicia impuesto por un novato de juegos ganados en una temporada, y es el primer quarterback novato de Dallas con partidos consecutivos en los que consigue un rating de mariscal por arriba de los 100 puntos.

Ante estos argumentos, se complica para el dueño Jerry Jones y el entrenador en jefe Jason Garrett, el dejarlo al frente de los Vaqueros de Dallas o reinstalar como titular a Tony Romo, una vez que esté listo para regresar a la acción.