ATLANTA, ESTADOS UNIDOS.- Los Halcones de Atlanta podrán aspirar a grandes cosas, en la medida que su receptor Julio Jones, tenga la capacidad de lograr grandes actuaciones. Este domingo, ante las Panteras de Carolina, el espigado jugador estableció un récord de franquicia al terminar con 300 yardas.

Para lograr tal marca, necesitó de 12 recepciones, aunque la del récord, por sí sola era digna de entrar en los libros de historia de los Halcones de Atlanta: una atrapada de 75 yardas para anotación. De esta forma, Julio Jones dejó atrás su mejor desempeño desde que llegó a la NFL, cuando en 2014 ante los Empacadores de Green Bay, había totalizado la friolera de 259 yardas.

La actuación de Jones, fue la sexta ocasión que un jugador tiene al menos 300 yardas recibidas en un partido en la historia de la NFL y el primero desde que el exreceptor de los Leones de Detroit, Calvin Johnson, tuvo 329 yardas contra los Vaqueros de Dallas el 27 de octubre del 2013.

Si bien la actuación de Jones es digna de elogio, todavía se encuentra lejos de lo logrado por Willie “Flipper” Anderson, de los Carneros de Los Ángeles, quien tiene el récord de la NFL con 336 yardas recibidas contra los Santos de Nueva Orleans en un partido que se fue a tiempo extra el 26 de noviembre de 1989.

La temporada pasada, Jones tuvo la segunda mayor cantidad de yardas por recepción en la historia de la NFL con 1.871 en 136 recepciones. Calvin Johnson, recién retirado, ostenta el récord con 1.964 marca impuesta en 2012.

jcrh