WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS.- La fortuna y el éxito, pueden llegar de diferentes formas y cuando menos se espera. Originalmente, el joven lanzador mexicano Julio Urías, esperaba ver desde el bullpen, el duelo de este jueves entre los Dodgers de Los Ángeles y los Nacionales de Washington.

Así estaba pactado… por lo menos en papel, ya que no se esperaba que Rich Hill fallara en su salida. Así que el sinaloense, saltó a la “lomita de las responsabilidades” y ayudó a que los Dodgers ganaran 4-3 y lograran su pase a la Serie de Campeonato de la Nacional.

Urías, no sólo fue dominante, también se coló en la historia. Con la victoria bajo el brazo, Urías (1-0) se convirtió en el serpentinero más joven en salir con el triunfo en postemporada, en un juego decisivo, y también en uno de los más prematuros en la historia de la Gran Carpa en ver acción desde que Don Gullet, con 19 años, tiró en la Serie Mundial de 1970.

El sinaloense, que con sus 20 años 62 días es el pitcher más joven de los Dodgers en tirar en playoffs, retiró dos innings de un imparable, dos bases por bola y un ponche, para ayudar al trabajo de Hill que recibió sólo una carrera pero fue presa de la estrategia del manager Dave Roberts quien en conjunto con Washington impusieron una marca de más relevistas utilizados en la Serie Divisional con 49.

Los Dodgers armaron un racimo de cuatro carreras en el séptimo episodio para saltar a la búsqueda por el banderín. Joc Pederson empató el encuentro con cuadrangular solitario, pero Carlos Ruiz sumó una más y Justin Turner pegó triple productor de dos para darle la vuelta a la pizarra.

La estrategia incluyó a Clayton Kershaw quien no entraba de relevo desde 2009, pero que ahora fue necesario para acreditarse el salvamento tras dos hombres retirados y así terminar la tarea que forjó Urías y que puso a Dodgers en el vuelo rumbo a Chicago.

jcrh