LONDRES, INGLATERRA.- Lewis Hamilton se ha puesto “gallito” con la escudería Mercedes. Y es que una vez que se fue a tierra la llegada del español Fernando Alonso como su compañero de equipo, el británico ha decido “reacomodar” las cosas… en su favor.

Y con Rosberg disfrutando de su jubilación anticipada, el piloto británico se siente ahora más fuerte que nunca en Mercedes y se atreve, incluso, a desafiar a su equipo.

Por medio de una entrevista con Channel 4, el británico dijo estar dispuesto a exigir una serie de condiciones al conjunto alemán: la primera es que le mantenga siempre a su mismo equipo de mecánicos e ingenieros; y deje de rotarlos como hizo este año intercambiándolos con los de Rosberg.

El año que viene hablaré con Toto Wolff y le diré que no quiero que muevan a mis chicos. Quiero mantener a todos mis ingenieros, no hay ni una sola persona que tenga que moverse al otro lado. No sé por qué lo hicieron este año”

En esa misma entrevista, Hamilton también criticó a su equipo por las órdenes recibidas en la última carrera de Abu Dhabi, cuando le exigieron por radio que incrementara el ritmo para no perjudicar a Rosberg.

Antes de conocerse la retirada de Rosberg, el equipo Mercedes pretendía sancionar a Hamilton por su indisciplina en aquella carrera, pero tras el sorprendente anuncio del alemán, la situación de Lewis dentro del equipo se reforzó y aquella posible sanción se archivó. Este lunes, el tricampeón se vistió de víctima para reprocharles a sus jefes que le dieran aquella orden en Abu Dhabi.

jcrh