PUEBLA.- Un año que generó gran ilusión terminó por ser nuevamente de fracaso para el equipo de Puebla, que sigue con problemas de descenso y serias complicaciones económicas en la Liga MX. Bajo el mando del argentino Pablo Marini, el cuadro de la “Franja” se reforzó con los defensas Edgar Dueñas y Sergio Pérez, los mediocampistas Carlos Orrantia, Mauro Cejas, Sergio Ceballos y Christian Valdez, además del delantero Jerónimo Amione.

Asimismo arribaron el uruguayo Álvaro Navarro y el argentino Damián Escudero, ya que además del Torneo Clausura 2016 debieron enfrentar la primera fase de la Copa Libertadores de América. Sin embargo, aunque las expectativas eran muchas, no fueron capaces de ingresar a la fase de grupos de dicho certamen luego de ser eliminados por el equipo pampero de Racing de Avellaneda. Tras esta eliminación y enfocado de lleno en la competencia local, el cuadro poblano tuvo buenos momentos, aunque no los suficientes, lo que le costó el cese a Marini tras siete fechas sin ganar para situarse fuera de la zona de liguilla, a falta de tres jornadas para la conclusión de la fase regular.

Para el Apertura 2016 la directiva apostó por el argentino Ricardo Valiño, un estratega con nula experiencia en el “Máximo Circuito”, además de cambios en su plantel con las bajas del defensa Ramón Arias y Christian Valdez. Mientras, llegaron a la institución el mediocampista argentino Alexis Canelo, el uruguayo Pablo Migues y el colombiano Franco Arizala. Al igual que el semestre anterior, los de la “Angelopolis” ofrecieron momentos importantes en la Liga, los cuales se vieron eclipsados por molestias en el plantel ante el retraso del pago de varias quincenas. Todo eso repercutió en el desarrollo de la temporada y aunque llegaron a las últimas jornadas con posibilidades de liguilla, al final sólo se quedaron con el sueño, sumando un fracaso más de los tantos en años recientes.

Notimex/JRGA