KIEV,- Pese a la voluntad del Dinamo no le alcanzó para superar a su oponente el Benfica que firmó su primer triunfo en la fase de grupos de la Liga de Campeones al vencer por 2-0,  el grupo se comprime con la sorpresa del Besiktas en Nápoles.

Un arranque fuerte fue la base del triunfo del Benfica en Kiev. Su dominio inicial se plasmó en el marcador tras un primer intento en el disparo de Fej. Un penalti clarísimo a Gonzalo Guedes, que desbordó en banda derecha y fue zancadilleado por Antunes dentro del área, no lo desaprovechó Salvio, que definió con calidad engañando al portero a los nueve minutos.

Se inició una búsqueda del gol por parte del Dinamo de todas las formas posibles, con más ímpetu que calidad y mucho desacierto en los últimos metros. Todo el peligro lo generó el paraguayo Derlis Alberto González, pero sus intentos no tuvieron premio. La más clara a los 28 minutos, cuando chutó mal tras dos bonitos recortes.

Se defendió bien el Benfica, que lanzó contragolpes con velocidad en cuanto pudo. Salvio acarició el doblete a los 32 minutos, pero su disparo salió centrado a las manos de Rudko. Los continuos intentos a balón parados de los ucranianos no generaron peligro en remates.

En la reanudación no cambió el panorama. El dominio local no dejó grandes ocasiones y Júnior Moraes generó el único disparo a puerta antes de la sentencia. Llegó a los 55 minutos en jugada de Salvio por la derecha, que tras desbordar y apurar línea de fondo, encontró en su pase de la muerte a Cervi. El primer remate lo sacó abajo el portero del Dinamo, pero nada pudo hacer ante el segundo intento en el rechace.

El encuentro no resucitó gracias a una parada de Ederson. Con rodilla en el césped, salvó un mano a mano ante Júnior Moraes con una buena mano. El Benfica traspasó al Dinamo el último puesto del grupo y ve aumentar sus opciones de clasificación con la sorpresa en Nápoles.
r3