ALEMANIA.- La Bundesliga, es el campeonato que atrae el mayor número de espectadores en Europa. Cifras proporcionadas por la UEFA, indican que en la temporada 2014-2015, la liga alemana logró atraer a cada partido, un promedio de 42.685 espectadores.

Mucho de esto, tiene que ver además de lo competido de sus juegos, que posee estadios ultramodernos los cuales invitan a visitarlos y por supuesto a convivir en ellos, antes y después de cada encuentro. Por otro lado, parte de su éxito igualmente se debe a su formato de competencia: 18 clubes que disputan 306 juegos.

Su contraparte inglesa, tiene 20 equipos los cuales por temporada, celebran 380 partidos.

En el segundo puesto, se colocó la Liga Premier inglesa, con un promedio de 36.163 aficionados por juego, una cifra que llama la atención luego de que se le designara como el campeonato más atractivo del mundo, con el jugador más caro del planeta: Paul Pogba, quien costó 105 millones de euros al Manchester United.

La Liga española, se precia de tener a los dos mejores jugadores: Cristiano Ronaldo y Lionel Messi. Sin embargo entre 2014 y 2015, la asistencia a sus estadios fue de apenas 9.8 millones de espectadores, es decir una media de 25.734 por partido.

La competición española superó por primera vez la barrera de los diez millones de espectadores (10.497.867) en las 38 jornadas de la temporada 2015-2016.

Por otro lado, los peores resultados los arrojan Francia e Italia, aunque parezca difícil de comprender. La Ligue 1, logró un total de 8.5 millones de espectadores, con una media de 22.362 por partido. La la Serie A italiana, por su parte, tiene una afluencia anual es 8, 2 millones para una media de 21.586 espectadores por partido.

En “el país de la bota”, la explicación más frecuente para estos bajos resultados, tiene que ver con sus estadios, a los cuales para los actuales parámetros del futbol, se les considera como “muy viejos”, especialmente si tomamos en cuenta, que el 44% de ellos, fueron inaugurados antes de 1949. Por otro lado, varios de ellos son “herencia” del Mundial 1990.

 

jcrh