BRASIL.- Pese a que la Confederación Brasileña de Futbol (CBF), les ha pedido que lo haga, el Atlético Mineiro prefiere ser sancionado a tener que disputar un partido con el club embargado por la tragedia, como es el caso del Chapecoense.

Y es que ambos equipos, habrían de enfrentarse en la última jornada del Campeonato Brasileño.

Daniel Nepomuceno, presidente del Atlético Mineiro, comunicó su decisión a los dirigentes de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF), a quienes les dijo que el club está dispuesto a sufrir las consecuencias por negarse a disputar el partido.

No disputaremos ese partido. No iremos a Chapecó a disputar el último partido. Respetamos el deporte, pero respetamos el duelo. No le podemos hacer esa exigencia a ningún jugador”, afirmó en una rueda de prensa.

“Probablemente la mayor sanción sea la pérdida de los tres puntos. Eso no altera nada. Pero es lo mínimo que podemos hacer por los familiares de las víctimas, por la ciudad y por el país que está sufriendo con eso”, afirmó.

La actitud del Mineiro, va en tono con las declaraciones de Iván Tozzo, presidente interino del Chapeconese, quien dio a conoce que la Confederación Brasileña de Futbol, le pidió el organizar un equipo con el que pueda disputar la última jornada de la Liga, que fue aplazada del 4 al 11 de diciembre precisamente por el accidente en el que murieron la mayoría de los jugadores del equipo de Chapecó.

De acuerdo con Tozzo, el presidente de la CBF, Marco Polo Del Nero, aseguró que el Chapecoense podía montar un equipo con los jugadores que no viajaron a Medellín y con los de las categorías de base.

En los últimos días numerosos clubes brasileños se ofrecieron a ceder jugadores al Chapecoense de manera gratuita, pero de cara a la próxima temporada.

Los clubes de la primera división también le pidieron a la CBF que modifique sus reglamentos para que el Chapecoense pueda permanecer en la primera división al menos en los próximos tres años así ocupe los puestos de descenso en la clasificación.

jcrh