CIUDAD DE MÉXICO.- Jorge Volpi, escritor mexicano quien se venía desempeñando al frente del Festival Internacional Cervantino, habrá de tomar las riendas de la Coordinación de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sucediendo en el cargo a Teresa Uriarte.

Volpi llega pues a una oficina que en el presente año, se vio marcada por la polémica, gracias a hechos como el emplazamiento a cierre del Seminario del Taller Coreográfico de la UNAM, la desatención a Radio UNAM y la breve gestión de Nicolás Alvarado en TVUNAM.

Una vez que se confirme el nombramiento, Volpi cedería las riendas del Cervantino en el primer año en el que su organización correrá a cargo de la recién creada Dirección General de Promoción y Festivales Culturales de la Secretaría de Cultura. Esta área de la dependencia, como el resto de las 12 direcciones que conforman su estructura, se encuentra aún sin nombramiento.

Hay que destacar que la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, tiene bajo su cargo además de las direcciones de cada disciplina artística, el Centro Cultural Universitario, el Antiguo Colegio de San Ildefonso, el Museo Universitario del Chopo, el CCU Tlatelolco y la Casa del Lago.

Por lo que corresponde a Volpi, hay que indicar que en 2007, arrancó su carrera como funcionario cultural. En ese entonces, fue nombrado director de Canal 22 por Sergio Vela, quien se desempeñaba como presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Estuvo en  dicho cargo hasta el 2011, cuando anunció su salida para integrarse al Servicio Exterior Mexicano.

Ese mismo año, el escritor denunció que su nombramiento como agregado cultural en Italia había sido cancelado por la Canciller Patricia Espinosa a causa de una conferencia pronunciada en la Universidad de Castilla-La Mancha donde expresó una postura crítica sobre la estrategia de seguridad del entonces Presidente Felipe Calderón.

Tras desatarse la polémica, Calderón giró órdenes para restituirlo en el cargo, pero Volpi declinó la oferta. Fue nombrado dos años después por Rafael Tovar, en 2013, director general del Cervantino.

con información de Reforma y la UNAM

jcrh