GUANAJUATO.- La guitarra en manos de Charles Primeau probando el sonido hizo que los ocupantes de las primeras filas soltaran un grito de emoción que se fundió con las primeras notas del concierto de Foreign Diplomats.

Como lo advirtieron en rueda de prensa, previo a esta presentación, resulta difícil definir su música porque van del rock al pop, usan elementos funk y es notable su influencia disco, pero de lo que ellos están seguros y también quienes los han visto en vivo, es que todos sus conciertos son realmente energéticos.

“Es un honor estar aquí, es increíble”, dijo Élie Raymonds en español con un acento notablemente extranjero, apenas a unos minutos de haber empezado su espectáculo, antes de cantar Comfort design.

Aún cuando esta visita de los músicos canadienses a Guanajuato estuvo enmarcada de muchas e importantes primeras veces, como su primera presentación en México y visita al Cervantino o la primera vez que tocaban en un escenario tan grande para presentar su álbum Princess Flash, Foreign Diplomats  supo conectar con su público mexicano formado principalmente por veinteañeros, edad a la que ellos mismos pertenecen.

Sus letras, aunque en inglés, abordan temas universales y de gran relevancia para quienes apenas conocen el desamor o empiezan a experimentar esas ganas de independencia.

Y si el idioma en este caso llegó a ser una barrera, su energía y picardía con la que coqueteaban de lejos con su público femenino, porque se saben atractivos y se dicen sexys, ayudaron a que los gritos y silbidos rompieran las inhibiciones y se iniciara el baile que de poco a poco contagiaba a todos.

60 minutos pasaron de concierto, con canciones como Crown, Antz, Necko o Gunz y por si aún quedaba algún alma en el lugar que no hubiera conectado con su energía Charles, Élie, Antoine Lévesque-Roy (bajo), Thomas Bruneau (trombón y sintetizadores) y Emmanuel Vallieres (batería) tenían dos ases bajo la manga para antes de finalizar el concierto.

Con un breve comentario entre inglés y español, explicaron su cariño hacia Mérida, una ciudad que les dejó además de buenos recuerdos una canción que lleva por nombre “México” que provocó gritos de entusiasmo y aunque no forma parte del disco que promocionan en su actual gira internacional, Foreign Diplomats tuvo a bien tocar en la Capital Cervantina de América un tema titulado “Don Quijote”.

Con el clima a su favor y ánimos encendidos, tocaron una última canción  Queen+King, lo que no significó una despedida sino el inicio de una firma de autógrafos porque las noches son jóvenes y más si son en viernes.

Tania Pérez