CALIFORNIA, ESTADOS UNIDOS.- 1 de cada 3 personas no cuentan con el mínimo nivel de agua necesario para sobrevivir. Un niño muere cada 90 segundos por falta de agua potable en todo el mundo y 10 mil personas mueren por deshidratación. Se calcula que 2.3 mil millones personas en el planeta carecen de acceso regular al agua potable.

Con esto como antecedente, es que la Universidad de Berkeley, VICI-Labs y la Asociación Nacional del Cuerpo de la Paz impulsaron la creación de WaterSeer, un proyecto capaz de proporcionar 37 litros de agua al día sin necesidad de emplear electricidad o químicos.

WaterSeer es un dispositivo que a través de energía eólica se impulsa la absorción del agua subterránea para brindar agua potable en cualquier terreno.

Los primeros prototipos y ensayos con este dispositivo, tuvieron lugar en abril de 2016. Los primeros modelos, se instalaron en zonas áridas de San Francisco, superando las metas de generación de agua. De hecho, el modelo generó 11 galones en 9 metros cuadrados.

La forma de trabajo de este dispositivo, es realmente sencilla: condensa el líquido del subsuelo sin absorber contaminantes, químicos o minerales, dotando de agua pura y potable. Este diseño cuenta con un filtro para eliminar desechos e insectos del ambiente y se coloca en el suelo para que la cámara de condensadora absorba el vital líquido. El dispositivo funciona a partir del aire, sin necesidad de emplear motor eléctrico.

Sin embargo existe un segundo modelo, el cual emplea un depósito de suelo más frío que permite condensar el agua las 24 horas del día, 8 veces la condensación óptima del primer prototipo. Además, el agua que condensa el WaterSeer no presenta químicos ni impurezas, contaminantes o patógenos. Aunque hay que destacar que, el rendimiento real del dispositivo varía por las condiciones ambientales de cada lugar.

En comparación con otros condensadores, este diseño no emplea energía ni producto, no requiere de técnicas complejas para operar y su construcción es de bajo costo, sin necesidad de mantenimiento. Y a diferencia de un pozo, esta técnica es económica, elimina las impurezas, no requiere mantenimiento y se instala en cualquier lugar.

Este proyecto sin fines lucrativos busca su financiamiento a través de la plataforma de crowdfunding Indiegogo, para fabricar más y enviar a lugares donde se necesite.

con información de la Universidad de Berkeley

jcrh