PUEBLA, PUEBLA.-Ubicado a más de cuatro mil metros de altura en el volcán inactivo Sierra Negra en Puebla, el observatorio de rayos gamma HAWC permite a los científicos estudiar los objetos celestes que lanzan este tipo de radiación electromagnética, los cuales lucen un mayor contenido de energía.

Los rayos gamma son provocados por fenómenos violentos que se dan en el universo, explicó el investigador del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), Alberto Carramiñana Alonso.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Carramiñana Alonso dijo que por ese motivo estudian los procesos relacionados con explosiones cósmicas, más que las estrellas o planetas.

HAWC va haciendo entonces un monitoreo y un barrido de dos terceras partes del cielo, prácticamente 70 por ciento, como se ve en rayos gamma. Así va obteniendo cada día un mapa de todo el cielo visto con este tipo de radiación y al pasar los días va profundizando este mapa”, explicó.

A través del HAWC, los científicos vieron en la Vía Láctea las nubes extendidas que brillan en rayos gamma alimentadas por pulsares, estrellas de neutrones con rotación muy rápida, las cuales aceleran partículas que al chocar con el gas del entorno producen rayos gamma.

“También se han observado galaxias activas, estos son cuásares, en los cuales la actividad proviene de hoyos negros gigantes situados en el centro de estas galaxias que toman grandes cantidades de materia y que expulsan parte de ésta acelerando nuevamente partículas en el proceso”, comentó.

Al tiempo que, buscan otros cuerpos celestes que no se detectan todavía con el observatorio, como los destellos de rayos gamma con radiación de menor energía, mismo que se observan mediante satélites o las fuentes que emiten ondas gravitacionales.

De acuerdo con el científico, en el observatorio trabajan más de 100 investigadores dedicados al desarrollo de múltiples aspectos de estudios científicos, además colaboran 30 instituciones mexicanas y estadounidenses.

“Es el primer estudio profundo que se hace de una gran región del cielo, prácticamente 70 por ciento del cielo. En el plano de la galaxia, hemos encontrado alrededor de 40 objetos”, subrayó. “Algunos habían sido observados con otro tipo de observatorios, pero una cuarta parte de los que hemos detectado son objetos que no se habían encontrado antes y que hemos ido descubriendo”, apuntó.

El especialista señaló que el HAWC tiene características únicas en el mundo, pues observa las energías más altas en regiones muy amplias del cielo y agregó que el observatorio tiene un tiempo estimado de operación de 10 años.

con información de Notimex

jcrh