ESTADOS UNIDOS,-  Un estudio formulado por la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos señala que el tabaquismo a nivel mundial significa una erogación de un billón de dólares al año y para el 2030 matará a ocho millones de personas cada año.

De acuerdo al Washington Post, ese costo supera con creces los ingresos mundiales de los impuestos sobre el tabaco, que la OMS estima en unos 269 mil millones de dólares en 2013-2014.

“Se prevé que el número de muertes relacionadas con el tabaco aumentará de cerca de 6 millones de muertes anuales a alrededor de 8 millones de muertes anuales para el 2030, y más del 80 por ciento de ellas ocurrirán en países de bajos y medianos ingresos”, dice el estudio.

Alrededor del 80 por ciento de los fumadores viven en esos países, y aunque la prevalencia del tabaquismo está cayendo entre la población mundial, el número total de fumadores en todo el mundo está aumentando, dijo.

Los expertos en salud dicen que el consumo de tabaco es la principal causa de muerte que se puede prevenir a nivel mundial. “Es responsable de probablemente más de 1 billón de dólares en costos de atención médica y pérdida de productividad cada año”, afirma el estudio, revisado por más de 70 científicos expertos.

“Se espera que los costos económicos continúen aumentando, y aunque los gobiernos tienen las herramientas para reducir el consumo de tabaco y las muertes asociadas a él, la mayoría no las ha utilizado de manera efectiva”, se lee en el informe.

“Los temores de que el control del tabaco tendrá un impacto económico adverso no está justificado por la evidencia. La ciencia es clara; Ahora es el momento de actuar”.

Controlar el tabaco no perjudica las economías, dice el informe. El número de empleos dependientes del tabaco ha estado cayendo en la mayoría de los países, y cuando los dependientes dejan de fumar, comienzan a gastar su dinero en otros sectores de la economía en su lugar. Los agricultores de tabaco, que en su mayoría no ganan muy bien, pueden ser ayudados a diversificarse en otros cultivos, señala The Guardian.

Jeremias Paul, jefe de la Unidad de Economía del Control del Tabaco de la OMS, le comentó a Al Jazeera que la forma más efectiva de reducir el consumo de tabaco es aumentar el impuesto sobre el tabaco.

“También es el método más inutilizado para el control del tabaco”, dijo.

Con el pasar de los años, fumar en espacios públicos ha sido prohibido en varios países. La mayoría de los restaurantes, escuelas, estadios deportivos, parques, edificios y oficinas no permiten que se fume dentro de ellos.
r3