ALEMANIA.- Tuvo que pasar más de una década, desde el fracaso del Beagle 2, pero finalmente Europa ha llegado a la superficie de Marte. Este miércoles, el módulo Schiaparelli, se posó en el Planeta Rojo.

Los científicos de la Agencia Espacial Europea (ESA) esperan ahora actualizaciones sobre el estado de la sonda Schiaparelli, con forma de disco y de 577 kilos, que está probando tecnologías que eventualmente formarán parte del equipo básico de un vehículo explorador que llegará en 2020

La nave utilizó un paracaídas y propulsores para reducir la velocidad antes de aterrizar en la superficie del Planeta Rojo.

El módulo de aterrizaje fue bautizado en homenaje a Giovanni Schiaparelli, el astrónomo italiano que en 1877 comenzó a cartografiar la topografía de Marte. Schiaparelli forma parte del programa europeo-ruso ExoMars, que buscar señales de vida pasada y presente en Marte.

Este representa el segundo intento europeo de aterrizar una nave en Marte, después de que el módulo británico Beagle 2 fue expulsado de la nave Mars Express en 2003, pero nunca hizo contacto luego de no lograr desplegar sus paneles solares en el aterrizaje. En el momento la situación fue descrita como “un fracaso heroico”.

El aterrizaje en Marte, el vecino de la Tierra ubicado a unos 56 millones de kilómetros de distancia, es una tarea muy difícil que ha frustrado la mayoría de los esfuerzos de Rusia y también ha dado problemas a la NASA. Un entorno aparentemente hostil en el Planeta Rojo no ha restado su atractivo y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, subrayó recientemente su promesa de enviar seres humanos allí para la década de 2030.

con información de la Agencia Espacial Europea

 

jcrh