De acuerdo a las estimaciones que barajan los coreanos -Samsung-, la empresa podría alcanzar su mayor beneficio trimestral desde 2013 y así mandar al traste lo que vaticinaban los analistas, tras el fiasco de Galaxy Note 7. El gigante asiático tiene hechas previsiones para el cuarto trimestre del año recién concluído.

Esperan obtener unos beneficios netos de 7.800 millones de dólares (algo más de 7.360 millones de euros), muy por encima de los 5.200 millones (alrededor de 4.900 millones de euros) que obtuvo en el mismo periodo de 2015.

Si bien muchos pensaban que una medida tan drástica como detener la producción y retirar del mercado uno de sus principales productos haría mella en la compañía, desde Samsung han querido asegurar que no será así. Tratan de explicar que, al contrario de lo que podría parecer, la crisis provocada por los defectos en el Galaxy Note 7 apenas sí ha tenido repercusiones en las arcas de la compañía.

Según se deduce de los datos que ha hecho públicos la firma asiática, la merma en las arcas sólo se produjo en el tercer trimestre de 2016. Fue entonces cuando tuvieron que revisar las estimaciones de ganancias y reducir sus expectativas desde los 6.600 millones de dólares (6.225 millones de euros) hasta los 4.400 millones (en torno a 4.150 millones de euros).

Como ya apuntaban algunos analistas, pese a haber retirado del mercado el Galaxy Note 7, la división de móviles de la compañía siguió funcionando razonablemente bien gracias a las ventas de teléfonos más antiguos como el Galaxy S7.

Un detalle que podría augurar unos buenos resultados de cara al lanzamiento del Galaxy S8 que, con sus auriculares inalámbricos (según apuntan las últimas filtraciones), Samsung podría presentar en sociedad a finales de febrero o comienzos de marzo, aprovechando el marco del próximo Mobile World Congress de Barcelona.

No obstante, las estimaciones de beneficios presentadas por Samsung recientemente tienen una letra pequeña. Al parecer, los buenos resultados que el gigante asiático podría obtener en el último trimestre de 2016 no serán consecuencia del despegue de su división de móviles. Los buenos resultados en la venta de pantallas y memorias serán los responsables de que Samsung se anote unos beneficios que no veía desde hace años. ¿Es eso una mala noticia para el S8? Solo el tiempo lo dirá.

r3