CANADÁ,-  En algunas clínicas se ofrecen remedios sin evidencia que los respalde o que son peligrosas, promocionan “tratamientos” para la alergia y el asma. Especialistas en medicina alternativa, como homeópatas y acupunturistas, habla del peligro.

“La medicina complementaria y alternativa es cada vez más popular, en especial en cuanto a la alergia y el asma, a pesar de las controversias actuales”, dijo el autor principal, Timothy Caulfield, director de investigación del Instituto de Derecho de la Salud de la Universidad de Alberta.

“El asma y las alergias pueden ser enfermedades graves. Este tipo de descripciones pueden crear confusión y hasta promover los tratamientos inadecuados”, agregó.

Su equipo publica en BMJ Open que los datos oficiales del 2008 indican que más del 70 por ciento de los canadienses utilizan la medicina complementaria y alternativa. En Estados Unidos, la población gastó sólo en el 2012 unos 30.000 millones de dólares en esas prácticas.

El equipo investigó las publicidades de los profesionales de la medicina alternativa, incluidos quiroprácticos y acupunturistas. También revisó las afirmaciones de homeópatas, que usan sustancias vegetales y tinturas minerales diluidas, y de los naturópatas, que combinan remedios de la medicina alternativa para tratar enfermedades.

Los autores hicieron búsquedas en Google en marzo y abril del 2016: identificaron 392 sitios online de clínicas de medicina alternativa en las 10 ciudades más importantes de Canadá. En general, esos sitios promocionaban más el tratamiento de la alergia o el asma que el diagnóstico.

Más de la mitad afirmaban que trataban la alergia o el asma, mientras que apenas un cuarto mencionaba que diagnosticaba la alergia y el 3 por ciento, el asma.

Los naturópatas eran más propensos a ofrecer el diagnóstico o el tratamiento (el 85 por ciento de los sitios lo hacía conlas alergias y el 64 por ciento, con el asma). El 68 por ciento de los acupunturistas y el 60 por ciento de los homeópatas aseguraban que diagnosticaban o trataban las alergias, mientras que la mitad de ambos grupos decían que diagnosticaban o trataban el asma.

Los quiroprácticos eran los menos propensos a referirse a la alergia o el asma; un tercio de los sitios mencionaban las alergias y el 38 por ciento, el asma.

Muchos de los métodos de prueba y los tratamientos ofrecidos en los sitios de medicina alternativa carecen de evidencia que los respalde y apenas dos terapias mencionadas demostraron ser efectivas.

El equipo señala que algunos tratamientos publicitados, como la manipulación de la columna vertebral o las inyecciones de peróxido de hidrógeno, pueden producir daños. Por eso, insistió en la necesidad de diseñar políticas que protejan a la población.

reuters/health/r3