MELBOURNE, AUSTRALIA,- A través de una investigación se indica que beber 8 vasos de agua diariamente, aún cuando no tengamos sed puede ser perjudicial para la salud, utilizando una resonancia magnética científicos de la Universidad Monash, analizaron los procesos que realiza nuestro cerebro cuando ingerimos agua, aunque en realidad no existe el deseo de hacerlo, reportó News Scientist.

“Nuestro cerebro activa los procesos de inhibición de ingesta tras el consumo de líquido en exceso. Este mecanismo del cuerpo humano sirve para regular la ingesta de líquidos y nos protege de un exceso de agua, que puede causar una intoxicación potencialmente fatal”, comentó Michael Farrell, líder del equipo que llevó a cabo el estudio.

Los síntomas que podrían presentarse por el exceso de líquido en el cuerpo son: letargo, náuseas convulsiones y en casos extremos puede inducir al cuerpo a un coma, afirmaron los especialistas. El investigador explicó que al tomar agua en exceso se corre el riesgo de presentar una cantidad de sodio en la sangre más baja de lo normal.

“Hubo casos de atletas de maratones que recibieron instrucciones de beber mucha agua y murieron en determinadas circunstancias, ya que ciegamente siguieron esas recomendaciones y bebieron muy por encima de lo que necesitaban”, comentó el doctor Farrell.

“Si solo hacemos lo que nuestro cuerpo nos exige, probablemente vamos a hacerlo bien: simplemente beber de acuerdo con la sed en vez de una programación elaborada”, apuntó.

Especialistas en salud creen que el origen de la recomendación de tomar una cantidad determinada de agua proviene de los consejos emitidos por el Consejo de Alimentación y Nutrición Estadounidense de 1945, que decía que las personas necesitan unos 2.5 litros de agua al día, pero pasaron por alto que el reporte también indicaba que la mayor parte de esta cantidad del liquido se encontraba en los alimentos preparados.

r3