MÉXICO.- Médicos cirujanos del Hospital de México “Doctor Federico Gómez” colocaron el primer implante de corazón artificial a una pequeña de cuatro años de edad, quien desde hace un año presentó problemas en la función de ese órgano.

Se trata de un dispositivo de asistencia ventricular que ayuda al corazón a bombear de manera mecánica la sangre, toda vez que el músculo ha perdido fuerza para llevar a cabo esta función por las alteraciones.

Esto es un logro trascendente porque nos abre la puerta para apoyar a muchos niños que requieren este tipo de apoyo para sobrevivir, mientras esperan un trasplante de corazón”, expuso el jefe del Departamento de Cirugía Cardiovascular, Alejandro Bolio Cerdán.

En conferencia de prensa, el especialista indicó que este problema ocurre cuando los pequeños sufren alguna enfermedad en el corazón -miocardiopatías, cardiopatías congénitas de alto riesgo quirúrgico y complicaciones tardías de cardiopatías ya manejadas– y los lleva a una falla cardiaca que no es recuperable.

Dijo que estos pacientes necesitan un trasplante de corazón, sin embargo, una tercera parte de ellos fallece porque no llega a tiempo el órgano esperado y sufren un deterioro en su salud. La falla cardiaca también genera repercusiones en el riñón e hígado y aumenta de manera exponencial el riesgo durante el proceso quirúrgico del trasplante.

Dafne, la pequeña beneficiada, sufría de miocardiopatías y requirió de los apoyos ventriculares externos para ayudar al corazón en la función mecánica de bombear sangre.

El pasado 22 de septiembre la niña fue sometida a una cirugía para colocarle el dispositivo de mediano y largo plazo, es decir, le podría funcionar hasta por tres o cinco años mientras llega el corazón para su trasplante. El aparato Excor, el más utilizado en menores de edad, cuenta con dos bombas, una simula los ventrículos derecho e izquierdo, que son conectadas a las arterias por medio de unas mangueras.

De acuerdo con los expertos, este implante temporal ha permitido retirarle a la paciente los fármacos de apoyo al corazón, observar mejorías en la función renal y estado nutricional, lo que dará mejores resultados durante la cirugía de trasplante de corazón.

Por otro lado, si bien el dispositivo podría ayudar durante el tiempo mencionado, todos los especialistas involucrados confían que en los próximos tres meses la niña tenga mejores condiciones de salud y puedan conseguir el órgano para su trasplante.

La señora Maricela Guzmán Colunga, mamá de la paciente, recordó que su hija inició con problemas de salud en octubre de 2015 y fue internada en hospitales de Aguascalientes y Guadalajara, pero fue hasta julio de 2016 que ingresó al Hospital Infantil de México. Luego de lo vivido, agradeció a los médicos y exhortó a la población a hacer conciencia sobre la importancia de la donación de órganos para salvar vidas.

con información de Notimex

jcrh