LAS VEGAS,- La apertura del salón anual del Consumer Electronics Show y el director de estudios de mercado de la CTA, Steve Koenig expresa que la incertidumbre que aún reina en Estados Unidos tras la elección de Donald Trump y el Brexit habrá de impactar en el gasto de los consumidores.

Los productos tecnológicos para el gran público se congregan en Las Vegas y los organizadores predijeron que los ingresos del sector continuarán reduciéndose en 2017 por cuarto año consecutivo.  En parte por la incertidumbre política, la fortaleza del dólar y la reducción del ritmo de ventas de teléfonos inteligentes.

Los consumidores de todo el mundo gastarán 929 mil millones de dólares en teléfonos inteligentes y otros dispositivos, frente a los 950 mil millones de 2016, según la asociación estadounidense del sector, la Consumer Technology Association (CTA).

El director de estudios de mercado de la CTA, Steve Koenig, reveló en Las Vegas, antes de la apertura del salón anual CES, que este pronóstico se basa en la “incertidumbre tras la elección de (Donald) Trump y el Brexit”, la votación a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

“Este ambiente de incertidumbre seguramente va a impactar en el gasto de los consumidores, en las inversiones de las empresas y en las de los gobiernos”, sostuvo Koenig. En su opinión, la fortaleza del dólar también constituye “un importante impacto”, al reducir las cantidades gastadas en tecnología en otras divisas, así como las bajadas de precios para algunos productos, como las tabletas.

Los ingresos del sector siguen dependiendo en gran medida de los teléfonos inteligentes, que este año representarán un 47 por ciento de los gastos en electrónica del gran público a escala mundial, aunque su crecimiento, tanto a nivel de volúmenes de venta como de ingresos, empieza a moderarse. “El teléfono inteligente está en el centro del universo del consumidor de tecnología”, apuntó Koenig.

Los teléfonos inteligentes, tabletas, computadores de escritorio, computadores portátiles, televisores, cámaras y relojes inteligentes conforman un conjunto de equipos que se espera que aporten el 28 por ciento, o sea 754 mil millones de dólares, en ingresos en la industria de tecnología este año.

Ésta es la primera vez que los relojes inteligentes se incorporan a lo que Koenig llamó “Los Siete Magníficos”, por ser los principales generadores de ingresos del sector. “Estamos viendo un montón de fuerza en los teléfonos inteligentes”, dijo Koenig. “Los (dispositivos computacionales) portátiles están generando mucha innovación que estimula el crecimiento”.

En uno de los primeros eventos de la exhibición, el gigante chino de la electrónica Huawei anunció el lanzamiento a nivel global de su smartphone Honor 6x de medio alcance, que incluye cámara con tecnología de lentes duales destinado a consumidores jóvenes.

El smartphone, que fue lanzado en China el año pasado, estará disponible este mes en 13 nuevos mercados, incluido Estados Unidos, a un precio de entre 249 a 299 dólares, anunció la compañía en la CES. Huawei se ha convertido en el tercer mayor vendedor de teléfonos inteligentes en el mundo, pero ha tenido un éxito limitado en Estados Unidos.

Huawei, que ha declarado su meta de convertirse en el fabricante número uno de smartphones, enfrenta un atestado mercado detrás de los dos mayores vendedores, compitiendo contra otras empresas chinas como Lenovo y Xiaomi y la surcoreana LG, que también hicieron anuncios en la exhibición de productos electrónicos.

Mientras tanto, Fiat-Chrysler, aprovechó la CES para develar el martes un prototipo de automóvil “concebido por y para los millenials”, que cuenta con componentes modulares, se mueve con energía eléctrica y puede adaptarse a la conducción autónoma.

El monoplaza Chrysler Portal, presentado en una conferencia de prensa en la apertura de la CES, fue creado por un equipo de jóvenes ingenieros del fabricante, teniendo en cuenta las expectativas de los ‘millenials’, los nacidos entre inicios de las décadas de 1980 y de 2000 y que crecieron con internet, quienes son un objetivo predilecto de numerosas empresas.

r3