EDIMBURGO, REINO UNIDO,-  La demencia considerada una enfermedad mental se caracteriza por un deterioro de la memoria, del intelecto, del comportamiento así como de la capacidad para realizar las actividades cotidianas. Una nueva investigación considera la posibilidad de que la contaminación ambiental sea un factor que aumenta nuestro riesgo de padecerla.

En opinión de la Organización Mundial de la Salud dos terceras parte de las causas probables de este desorden mental son causados por factores genéticos, por la hipertensión arterial en la mediana edad, por el tabaquismo, la diabetes, la obesidad, la depresión o por un bajo nivel educativo.

Sin embargo, un tercio de los factores de riesgo de la demencia aún no han sido identificados. Por ello el Centro de Investigación de la Demencia de la Universidad de Edimburgo realizó una investigación para tratar de hallar estos factores ocultos, informó ABC.

“Nuestro estudio indica que la exposición a la contaminación atmosférica aumenta el riesgo de demencia. Y de la misma manera, que la falta de vitamina D también se asocia a una mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad”, comentó Tom Russ, líder del proyecto y principal autor de un artículo publicado en BMC Geriatrics.

Sin embargo, ninguna de las evidencias halladas, en el caso de la polución y de la carencia de vitamina D, son concluyentes, explicó el especialista.

“En nuestro trabajo hemos encontrado que la evidencia es especialmente consistente para la contaminación atmosférica y la deficiencia de vitamina D. Pero aun así necesitamos más investigaciones para determinar si realmente estos factores causan la demencia. Y para ver qué podemos hacer en caso de esto sea así”, aclaró Russ.

De acuerdo con Jim Parson investigador de Alzheimer Escocia que no participó en el estudio, “este trabajo mejora de forma substancial nuestro entendimiento y comprensión de los factores ambientales que aumentan el riesgo de desarrollo de demencia y nos ofrece la base para futura investigación más dirigida en esta área”.

r3