ESTADOS UNIDOS,-  La dependencia tecnológica con las personas se ha convertido en una asociación que resulta imposible disolverla, se ha convertido el Wi-Fi en una necesidad mayor que el sexo, chocolate y alcohol. De acuerdo a un sondeo el 40.2% de los 1,700 ejecutivos consultados asegura que es una necesidad básica diaria más importante.

Y en este orden ubica al sexo (36.6%), chocolate (14.3%) y el alcohol (8.9%); de acuerdo al proveedor estadounidense de Wi-Fi iPass como en Europa, para una buena parte de los consultados, afirma que su calidad de vida en casa y en el trabajo mejoraría sustancialmente con la ayuda de una mejor conexión de Wi-Fi.

Tan apegados están al Wi-Fi de sus amores los ejecutivos que éste tiene una influencia decisiva en sus hábitos de viaje. El 72% dice elegir hotel utilizando como el Wi-Fi como dato de referencia. Y el 35% hace lo propio a la hora de elegir aerolínea.

De todas formas, y pese a su querencia por el Wi-Fi, aproximadamente una tercera parte de los ejecutivos expresa su preocupación por la inseguridad inherente a los “hotspots” públicos de conexión inalámbrica.

Aun así, las empresas de más de la mitad de los consultados les da su beneplácito a la hora de compartir información empresarial (a menudo de tipo confidencial) mediante redes Wi-Fi.
marketingdirecto/r3