GUADALAJARA,-  La atención oportuna a más de 400 pacientes que han sufrido infarto cardíaco en etapa aguda y lograron una mejor recuperación, ello se deriva del programa Código Infarto en la delegación Jalisco-IMSS, con esta red interinstitucional se recibe oportunamente a los pacientes.

Hugo Hernández García indicó  “nosotros iniciamos en febrero del 2016, a la fecha hemos atendido más de 400 pacientes, de los cuales el 63 por ciento han llegado oportunamente”, dio a conocer.

Precisó que el programa interinstitucional Código Infarto, establece la prioridad en la atención del paciente que cursa con un ataque cardíaco agudo para salvar su vida, lo cual puede ser factible en los primeros 120 minutos máximo, tras el inicio del evento.

Hernández García detalló que le ponen al paciente un medicamento para desbaratar o disolver el coágulo o trombo que se ha formado en el corazón y con ello que se abra. “En cuanto al tratamiento intervencionista, a través de un catéter metemos una especie de globo, desbaratamos el trombo haciendo dilatación de la arteria (angioplastia), la dilatamos para restituir el flujo sanguíneo”, explicó.

El también cardiólogo indicó que a través de esta estrategia se conjugan los esfuerzos entre los equipos médicos del todos los Hospitales del IMSS y otras instituciones, con el personal de enfermería, paramédicos y urgenciólogos.

“Queremos evitar con esta red tan importante la mortalidad, en donde toda la delegación IMSS trabajamos por un mismo fin que es restituir rápida y prontamente esa circulación del corazón que se ha parado”, apuntó.

Afirmó que en ocho meses, tras su implementación, ha sido posible reducir costos para la institución, la mortalidad en hasta un 30 por ciento, y las estancias hospitalarias hasta en un 35 por ciento en la Unidad de Cuidados Coronarios del nosocomio, que cuenta con 13 camas.

“Se recuperan más rápidamente y mejor los pacientes para poder reintegrarlos a la sociedad, y hemos tenido ahorros sustanciales que llevan más o menos a los dos millones de pesos por mes, en gastos como medicamentos, terapia intensiva y hospitalización”, dijo.

El especialista explicó que la atención oportuna es indispensable para preservar la vida del paciente que cursa con infarto cardíaco, toda vez que uno de cada tres con este cuadro, muere en las primeras seis horas, tras el inicio del evento.

“Lo más relevante es que nunca tuvieron síntomas de nada, quizá padecían hipertensión y como nunca les dolió nada no fueron con el médico, tenían diabetes y nunca siguieron una adecuada dieta, el colesterol elevado y pensaban que solo con la alimentación se curaba”, indicó.

Destacó que factores como la diabetes, la hipertensión, obesidad, alcoholismo, estrés, tabaquismo, hipercolesterolemia y elevación de ácido úrico contribuyen al desarrollo de un infarto al corazón. El cardiólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social, recordó que el infarto no siempre arroja síntomas previos, sin embargo, algunos pacientes han descrito algunas manifestaciones.

“Sensación de opresión en el pecho que irradia hacia el cuello o brazo izquierdo. Sensación de muerte inminente, así lo describen las personas, pueden sentir una sudoración fría y profusa, palidez de la piel, sensación o ganas de vomitar e ir al baño”, comentó.

Agregó que dentro del programa Código Infarto se ha lanzado además la estrategia “A todo Corazón”, en la que se hace énfasis en la prevención del daño cardíaco en todas las etapas de la vida.

“Incluyendo cambios en la alimentación desde las guarderías y escuelas, disminuir consumo de refresco y de carbohidratos y aumentar la ingesta de frutas y verduras, así como no fumar y mantenerse en control de la glucosa”, apuntó.
r3