ESTADOS UNIDOS.- Un 9 enero de 2007, Steve Jobs mandamás de Apple, presentaba al mundo su revolucionario iPhone, teléfono destinado a cambiar el mundo en que vivimos. No en balde, a lo largo de este tiempo ha colocado en el mercado nada menos que mil millones de unidades. Con consecuencia de esto, la firma de la manzana pasó a ser la más cotizada del mundo el tiempo que contribuyó a definir la industria móvil.

Hoy vamos a hacer algo de historia. Presentamos tres productos revolucionarios: un iPod con controles táctiles, un teléfono móvil revolucionario y un dispositivo avanzado de conexión a internet. No son tres dispositivos distintos, es uno sólo y lo hemos llamado iPhone”, anunciaba Steve Jobs.

Era un dispositivo rectangular, con pantalla táctil, sin teclado físico ni ratón, con conexión a internet y cámara de fotos. La clave de su éxito, según los expertos, fue la combinación de todos sus elementos, tanto de hardware como de software, en un aparato muy sencillo de utilizar.

Ese primer modelo tenía una pantalla de 3,5 pulgadas y con 320 x 480 pixeles de resolución. Con un grosor de 11,6 milímetros era en aquel entonces el celular más delgado del mercado.
Pesaba 135 gramos, contaba con 4, 8 o 16 GB de memoria y un procesador de un núcleo de 412 MHz. Sólo tenía una cámara trasera de 2 megapixeles de resolución.

A partir de entonces, es prácticamente imposible imaginar nuestro mundo, sin la presencia de este aparato, tomando en cuenta que en la actualidad el internet ha evolucionado tomando en cuenta a los teléfonos móviles.

Y fue precisamente esto, lo que a lo largo de una década ha logrado el iPhone: llevar un pequeño ordenador personal a todo el mundo, un terminal que permitía estar siempre conectado a distintos servicios y a todo tipo de información en línea.

En perspectiva, podemos decir que definitivamente, Apple logró crear un objeto de deseo y revolucionar el mercado. Desde aquel histórico día cambió la forma de comunicarse y vincularse con el mundo. Este impacto hoy afecta al mundo de las finanzas, la publicidad y las ventas.

jcrh