ISRAEL.- ¿Es posible iluminar una habitación con una lámpara LED por espacio de 40 días, usando como fuente de energía una papa? De acuerdo con Haim Rabinowitch de la Universidad Hebrea de Jerusalén en Israel, esto es factible.

Y es que este investigador, ha dedicado buen parte de su vida y de su trabajo profesional, a la creación de un dispositivo que extraiga energía almacenada en tubérculos. El aparato funciona de la siguiente manera, la batería con material orgánico se crea con la ayuda de dos metales: un ánodo (un metal tal como zinc, con electrones negativos) y un cátodo (cobre, que tiene electrones positivos). El ácido en la papa propicia una reacción química entre el zinc y el cobre que libera electrones que fluyen de un material a otro. En este proceso, se libera energía.

En 2010, los científicos de la Universidad de Jerusalén en el 2010 experimentaron con diferentes papas y encontraron la manera de poder aumentar la eficiencia energética.

Cuando se cocina una papa por 8 minutos, se rompen sus tejidos y reduce la resistencia, lo cual facilita el movimiento de los electrones y así logra producción de más energía. También descubrieron que al cortar las papas en 4 o 5 partes, aumenta la eficiencia energética hasta 10 veces.

con información de la Universidad Hebrea de Jerusalén en Israel

 

jcrh