MÉXICO.- Sudáfrica lanzó este miércoles un ensayo clínico de gran envergadura destinado a probar una vacuna experimental contra el sida, después de treinta años de esfuerzos en vano. Bautizado como HVTN 702, este estudio implicará durante cuatro años a más de 5.400 voluntarios, hombres y mujeres sexualmente activos de entre 18 y 35 años, en 15 sitios repartidos por todo el territorio sudafricano.

Es uno de los más importantes jamás realizados, y reaviva la esperanza de la comunidad científica. Y es que por vez primera vez desde la identificación del virus en 1983, los científicos creen haber encontrado un estudio prometedor.

“Si es utilizado a la vez que los métodos de prevención con eficacia probada que ya estamos usando, una vacuna segura y eficaz podría constituir el golpe de gracia contra el VIH”, estima Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos.

La elección de Sudáfrica, como primer escenario para llevar a cabo las pruebas de esta vacuna no es algo dejado al azar.

Este país de África austral registra uno de los índices de prevalencia más elevados del mundo -19, 2% según el Programa Conjunto de la ONU sobre el VIH/sida (ONUSIDA)-, con más de siete millones de personas infectadas con el virus.

En el mundo, dos millones y medio de personas resultan infectadas cada año por el virus, que ha causado más de 30 millones de muertos desde los años ochenta, según un estudio difundido durante la conferencia internacional de Durban (este de Sudáfrica) en julio.

Hay que destacar que esta vacuna “sudafricana”, ha sido especialmente adaptada a las poblaciones locales, en otras palabras se trata de  una versión “reforzada” de un medicamento probado en 2009 en Tailandia en más de 16.000 voluntarios.

Luego de tres años y medio de la primera aplicación, se pudo reducir en un 31.2% los riesgos de infección. Si bien el HVTN 702 ha sido probado con éxito durante 18 meses en 252 voluntarios. El nuevo ensayo quiere ratificar ahora su eficacia.

Y es que los tratamientos antirretrovirales (ARV) siguen siendo, con diferencia, los más eficaces contra la enfermedad. Según ONUSIDA, la mitad de los 36 millones de personas infectadas por el virus en el mundo tienen acceso a estos tratamientos. Una cifra que se ha duplicado en cinco años.

Gracias a los retrovirales, que permiten controlar la evolución del virus, la esperanza de vida de los sudafricanos ha pasado de 57.1 años a 62, 9 de media desde 2009, según las autoridades locales.

Los ensayos de esta nueva vacuna están dirigidos por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos, el Consejo Sudafricano de Investigación Médica (SAMRC), la Fundación Bill y Melinda Gates, los laboratorios Sanofi Pasteur y GlaxoSmithKline, y la Red de Ensayos de Vacunas contra el VIH (HVTN).

jcrh