CIUDAD DE MÉXICO,- El doctor Alejandro González Voyer explica que las especies en la Tierra poseen la capacidad de sobreponerse a grandes contingencias mientras que la adaptación a diversos ambientes puede explicar la diversidad. El planteamiento e hipótesis del investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se dio a raíz de estudiar a un grupo de ranas del género Eleutherodactylus.

En su trabajó trató de identificar en el grupo de anfibios las radiaciones paralelas, es decir, cuando éstas llegan a un nuevo ambiente y logran sobrevivir a pesar de que no estaban acostumbradas al mismo.

“Tuvimos que identificar si los diferentes ecotipos —ranas terrestres, acuáticas, que viven en bromelias, en la hojarasca, entre otras— están asociados a morfologías específicas”, mencionó.

“También, si existe convergencia evolutiva entre las ranas de las islas de estudio: Cuba, Jamaica, Bahamas, Puerto Rico, La Española, las Antillas Menores y la isla de Mona”, comentó.

Detalló que la investigación se realizó a través del método comparado filogenético- nombre científico que se le da al estudio de la evolución de los rasgos- para así detectar asociaciones repetidas entre características físicas, según un comunicado de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

“Estas ranas radiaron o se diversificaron dentro de las islas, pero también las invadieron en repetidas ocasiones, sobre todo a Cuba y a La Española; además encontramos que ecotipos similares se encuentran de manera independiente en las diferentes islas”, sostuvo.

Al recordar que ecotipos también se entiende por subpoblaciones, el investigador expuso que los resultados arrojaron una diferencia significativa en la forma de los dedos de las ranas.

“La conclusión general del estudio es que todos los ecotipos muestran convergencia evolutiva: especies que de manera independiente han invadido ecotipos similares en las distintas islas presentan similitudes en ciertos rasgos morfológicos que están asociados a dicho ambiente”, dijo González Voyer.

“Estos resultados indican la capacidad que puede tener la selección natural para sobreponerse a contingencias históricas, resultando en morfologías semejantes en especies distantemente relacionadas”, destacó el especialista en biología evolutiva.

r3