WASHINGTON,- Frente a la derogación a la Ley Asequible de Salud los estadounidenses están divididos sobre cuál será el futuro pues es una imposición del gobierno de Donald Trump y que figura en su lista de prioridades. Una encuesta refleja que el cuidado de la salud, desempeñó un papel limitado sobre las razones que llevó a los estadounidenses a votar.

La determinación de Trump de repeler la ley, conocida popularmente como Obamacare, pareció motivar la selección del congresista Tom Price, un crítico de la reforma de salud, como secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS). Price es autor de una iniciativa de ley alterna a Obamacare, denominada la Ley de Empoderamiento Primario de Pacientes, que no había logrado ser aprobada por la oposición de los demócratas y del presidente Barack Obama.

Según la encuesta apenas 8.0 por ciento de los votantes aludieron el cuidado de salud como consideración en su sufragio, en tanto 15 por ciento mencionaron las características personales de Trump, 12 por ciento las de Hillary Clinton y 15 por ciento señalaron los empleos y la economía.

Ahora, una cuarta parte de los estadunidenses, un 26 por ciento, quieren que Trump y el Congreso bajo dominio de los republicanos deroguen la ley en su totalidad, mientras que 17 por ciento se pronunció a favor de reducir sus alcances. Otro 30 por ciento quiere ver la ley ampliada, en tanto que un 19 por ciento se pronunciaron a favor de que el Congreso empuje y amplíe la implementación de la ley en su forma actual.

Entre los votantes que apoyaron a Trump, el 50 por ciento se pronunció a favor de la derogación de la ley y otro 29 por ciento dijo que preferiría reducir sus alcances.

La encuesta reveló también que aunque Trump y los republicanos se han pronunciado por la derogación total de este mandato, muchas de sus principales disposiciones continúan siendo muy populares, incluso a través de líneas partidarias. La encuesta Kaiser mostró que la excepción notable es la obligatoriedad establecida por la ley para que los estadunidenses cuenten con seguro de cobertura de gastos médicos, o de lo contrario tener que pagar una multa.

Entre los votantes de Trump, 52 por ciento anticipó que la derogación de la ley resultará en mejores costos para sus pólizas de salud, mientras otro 39 por ciento anticipó lo mismo para su atención médica y 35 por ciento dijo que el cambio la permitirá mantener su seguro.

En general, siete de cada diez de los estadunidenses que votaron por Trump (71 por ciento) dijeron que las políticas de salud del presidente electo serán buenas para el país en su conjunto y un 59 por ciento anticipó un mayor beneficio para ellos y sus familias.

r3