LONDRES,-  Investigadores aseguran que cada vez que usamos un dispositivo conectado a Internet ayudamos a que se derroche hasta 200 litros de agua por cada gigabyte consumido.

La información que consumimos es enviada a través de un centro de procesamiento de datos ubicado en alguna parte el mundo. Estos espacios alojan computadores que desprenden calor y consumen grandes cantidades de energía y también una cantidad considerable de agua, explicó Kaveh Madani, del Centro de Política Medioambiental del Imperial College, a la BBC.

De acuerdo con investigadores de ese organismo, podríamos estar gastando hasta 200 litros de agua en la descarga de un sólo gigabyte (GB) de datos.

Los científicos aseguran que la razón responde al proceso fundamental de mantener los centros de datos refrigerados.Y también a la producción de las grandes cantidades de energía que permiten mantener operativas las instalaciones.

Por su parte Bora Ristic, también investigador del Imperial College, comentó que existe “un amplio grado de incertidumbre en esa cifra y podría ser en realidad de un litro por GB”.

Madani aseguró que las cosas han mejorado desde que comenzó la investigación. “Facebook, Apple, Microsoft y Google hicieron mejoras considerables respecto a su huella hídrica”.

Para los investigadores a medida que crece la demanda para los centros de datos, lo hacen también los problemas medioambientales. El incremento de los servicios requiere energía adicional y más calor, lo cual se traduce en un mayor impacto ambiental, huella de carbono y uso de agua.

“Actualmente existe una importante necesidad de que la tecnología mejore en ese aspecto, y de esa forma ayudar a proteger al medio ambiente”, concluyó Madani.