BEIJING,- Después de 180 días de pruebas fisiológicas, cuatro voluntarios que permanecieron 180 días en una cápsula sellada de 370 metros cuadrados, pasaron su prueba señalaron voceros del Centro de Astronautas, ubicado en la sureña ciudad de Shenzhen y donde se realizó el estudio.

Se analizaron los efectos fisiológicos y cambios en el ritmo biológico producidos en un ambiente sellado. La práctica de la gimnasia china denominada Tai chi y la lectura de libros fueron actividades para mantenernos ocupados, dijeron los voluntarios a la agencia Xinhua tras abandonar este jueves la cápsula.

El cultivo de plantas era otra de las actividades que se podían realizar, dijo Luo Jie, quien se autocalificó del campesino de la cápsula, pues cultivó 25 clases de plantas, entre ellas de tomates, papas y trigo.

Tong Feizhou, la participante femenina del grupo, se encargó de las revisiones físicas periódicas a sus compañeros, mientras Tang Yongkang cuidaba que se respetaran los horarios para dormir y despertar.

De acuerdo al Centro de Astronautas, el 99 por ciento del agua, 70 por ciento de los alimentos y cien por ciento del oxígeno consumido, fueron reciclados en la cápsula.

La científica Li Yinghui dijo que se habían alcanzado los objetivos marcados, ya que se profundizó el conocimiento de los sistemas de soporte de vida, y se obtuvo una base para el diseño de tareas en una estación espacial.

China tiene ya en orbita el Tiangong-2, su primer laboratorio espacial, primera piedra de su futura estación espacial.

r3