BEIJING,-  Los tripulantes de la nave espacial china Shenzhou-11 experimentarán con una interfaz que les permitirá manejar con la mente diversos equipos, los actuales controles manuales se convertirán obsoletos y serán sustituídos mediante el control directo con el cerebro o inclusive los ojos, dijo Huang Weifen, subjefe de diseño del Centro de Astronáutica de China (CACh).

En misiones próximas, los taikonautas (astronautas chinos) trabajarán con robots que serán manejados con órdenes directamente desde el cerebro, explicó poco antes del lanzamiento este lunes de la Shenzhou-11.

Y como existe la posibilidad de que el entorno cerrado y sin gravedad afecte fisiológica y psicológicamente a la tripulación, necesitamos explorar la viabilidad de esos sistemas nuevos, precisó. Los sistemas de control por medio de la mente y los ojos han sido desarrollados por el CACh, el Laboratorio de Factores Humanos del Centro Nacional de Capacitación y la Universidad de Tianjin, en el norte del país y con 121 años de vida.

Se trata de un sistema que convierte los impulsos cerebrales humanos en palabras para comunicarse con el control terrestre y operar instrumentos en la nave, señaló por su parte la Academia China de Ciencias.

El experimento que se haga en esta misión espacial será el primero de su tipo en el mundo.

Wang Ya’nan, editor en jefe de la revista Conocimiento Aeroespacial, recordó que este tipo de tecnologías vienen de la biomedicina para ayudar a personas discapacitadas y ahora han llegado a las industrias de la aviación y espacial. Esta tecnologías permitirán a las tripulaciones de aviones y de naves espaciales realizar varias tareas simultáneamente, además de operar naves sin tripulación y misiones militares a larga distancia.

El experimento será uno de los varios que se ejecuten durante el mes de esta misión, en la cual también habrá una fiesta de cumpleaños: la de su comandante Jing Haipeng quien celebrará 50 años de edad.

Jing efectúa su tercera misión a bordo de una de nave Shenzhou, pues estuvo en la 7 en 2008 y luego en la 9 en 2012, mientras que para el piloto, científico, afanador y granjero Chen Dong, de 38 años de edad, será la primera.

Ambos taikonautas acoplarán su nave al Tiangong-2, el labororatorio espacial lanzado apenas el 15 de septiembre y del cual comenzará a formarse la primera estación espacial de China. Se prevé que antes de 2022 esté listo este complejo espacial, el cual coexistirá dos años con la actual Estación Espacial Internacional (EEI), que dejará de operar en 2024.

Otros experimentos en el próximo mes será el cultivo de una planta en condiciones de microgravedad, una avance de futuras plantaciones en estaciones espaciales o en bases en la Luna y Marte.

Además, se dará seguimiento específico a las funciones olfatorias y cardiovasculares de la tripulación.

Shenzhou-11 marca un nuevo comienzo, así como el inminente fin de la etapa exploratoria del programa espacial chino tripulado, afirmó Zhan Yulin, comandante en jefe del programa.

Una vez que esté concluida la estación espacial china, habrá misiones tripuladas varias veces al año, e inclusive científicos así como turistas podrán viajar al espacio, añadió citado por la agencia Xinhua.

La Shenzhou-11 fue lanzada este lunes a las 7:30 horas (23:30 GMT de este domingo) impulsado por un cohete Larga Marcha-2F desde el noroccidental centro espacial de la provincia de Ganzu. Se prevé que llegue al laboratorio espacial Tiangong-2 dentro de dos días, y su tripulación permanecerá un mes antes de su regreso a Tierra.
r3