Brasil.- Un año después de la explosión del zika en Brasil y con buena parte de la población protegida por sus anticuerpos, los fuertes calores de verano en el gigante suramericano amenazan con disparar otra enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti: la chikungunya (o chicunguña).

La prestigiosa Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) alertó recientemente a los servicios sanitarios de Rio de Janeiro del riesgo que esa infección pueda afectar a entre 30% y 50% de su población, de 6 millones de habitantes.

En 2016, 14.000 casos fueron registrados y 10 personas murieron sólo en esa turística ciudad tropical.

La chikungunya, una enfermedad de presencia reciente en América Latina, tiene síntomas parecidos al zika y al dengue con fuertes fiebres y dolores en las articulaciones, pudiendo ser grave para personas mayores.

Mientras Brasil se repone aún de la epidemia del zika y afronta los retos del brote de bebés con microcefalia vinculada a ese virus, el director de Fiocruz en Mato Grosso do Sur, Rivaldo Venâncio, asegura que “la chikungunya es, sin duda, la mayor amenaza del verano para Brasil”.

aegm.