LONDRES.- La capital del Reino Unido, se agregó este martes, a las ciudades del mundo, que han probado en sus calles autos sin conductor. En este caso, se trata del Catapult, el cual fue diseñado a partir de un chasis de Renault y diseñado por Oxbotica – una empresa procedente de la Universidad de Oxford.

El Catapult, se paseó por las calles de Reino Unido, exhibiendo un volante que gira por sí solo bajo la dirección de tecnología de cámaras y radares, como parte de las pruebas que buscan sacar al mercado vehículos automatizados en el 2020. Propulsado por electricidad, este vehículo de dos asientos, avanzó por sí solo en un área peatonal de la localidad inglesa de Milton Keynes a 8 kilómetros por hora, virando en esquinas y deteniéndose para dar el paso a personas.

Los expertos de Oxbotica, esperan que las pruebas muestren cómo los dispositivos con los que cuenta el Catapult, interactúan con otros usuarios de las vías y con los peatones.

Lo importante es que por primera vez hemos puesto un auto automatizado en el espacio público de Reino Unido”, dijo Neil Fulton, director del programa Transport Systems Catapult, que coordina el proyecto. “Si las personas pueden ver que estos vehículos son capaces de conducirse a sí mismos, entonces podemos ir aumentando la confianza en ellos”, declaró.

El pequeño vehículo, equipado con un software desarrollado como ya señalamos, por el Instituto de Robótica de Oxford, contiene una tableta en su tablero principal que le permite cambiar a conducción automática con un toque de la pantalla.

Las automotrices Jaguar Land Rover y Ford están desarrollando autos automatizados en Reino Unido, en momentos en que las grandes empresas del rubro intentan desafiar a firmas de tecnología como Google, que también trabaja en autos sin conductor.

El Gobierno está alentando a firmas de tecnologías y a las automotrices a desarrollar y probar autos automatizados en Reino Unido, en un intento por sentar las bases de una industria para proveer a un mercado mundial que según dice valdrá alrededor de 900.000 millones de libras esterlinas (1.1 billones de dólares) al 2025.

Previamente este año, inició consultas sobre los cambios a las normas de aseguradoras y otras regulaciones a fin de preparar a la industria para el ingreso de autos sin conductores al inicio de la próxima década, e indicó que los vehículos serían probados en autopistas a partir del 2017.

jcrh