ALEMANIA.- Investigadores de la Universidad de Ruhr en Bochum, Alemania han descubierto que la capsaicina una molécula picante hallada en el chile o la pimienta, tiene un efecto en el crecimiento de las células cancerosas, especialmente aquellas relacionadas con el de mama triple negativo, uno de los más difíciles de tratar.

Y que esta modalidad, es particularmente agresivo y muy complicado de tratar, al grado de que hoy en día, la quimioterapia es la única opción que se recomienda. Aunque esto bien puede comenzar a cambiar.

La investigación, comandada por Hanns Hatt y Lea Weber, probó los efectos de la capsaicina, en células tumorales cultivadas de este tipo de cáncer tan agresivo (SUM149PT, un modelo para el cáncer de mama triple negativo).

Investigaciones recientes habían sugerido que varios receptores de potencial transitorio influyen en el crecimiento de células cancerosas (estos a su vez pueden ser influenciados por varios estímulos, incluyendo cambios de temperatura o pH).

Los expertos se centraron en el receptor olfativo TRPV1 (que se encuentra normalmente en el quinto nervio craneal) de las células cultivadas, descubriendo que este aparecía con mucha frecuencia: encontraron TRPV1 en las células tumorales de nueve muestras diferentes de pacientes con cáncer de mama.

Añadiendo capsaicina al cultivo durante varias horas o días se activó el receptor TRPV1 en el cultivo celular. Como resultado del TRPV1 activado, las células cancerosas murieron más lentamente y en mayor número, y las restantes no fueron capaces de moverse tan rápido como antes. Esto sugiere que su capacidad de hacer metástasis se redujo.

con información de la Universidad de Ruhr

jcrh