Un grupo de investigadores mexicanos buscan crear un método no invasivo contra el cáncer de mama llamado biopsias líquidas, el cual permitiría enlistar las clasificaciones de subtipos tumorales y así mejorar el tratamiento.

A diferencia de los métodos tradicionales que obtienen tejido del tumor, las biopsias líquidas obtendrían toda la información con una muestra de sangre, explicó la investigadora asociada al Laboratorio de Genómica del Cáncer del Inmegen, Sandra Lorena Romero.

Sin embargo, el proyecto se encuentra todavía en estudio, apuntó la especialista, en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“Ya hay varias pruebas a nivel sanguíneo en otros tipos de cáncer. Esto da una idea de la importancia de las investigaciones, en torno a los clasificadores para los subtipos de cáncer”, puntualizó la investigadora.

En la actualidad, los protocolos obtienen el tejido tumoral para su análisis, identifican las mutaciones del tumor y luego, mediante la biopsia líquida, evalúan si hay mutaciones en células circulantes en la sangre, mencionó Romero.

Por su parte, el director del Laboratorio de Genómica del Cáncer del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), Alfredo Hidalgo Miranda, comentó que las biopsias líquidas permiten a los doctores detectar células con diferentes mutaciones en la sangre.

Lo anterior se debe a que los tumores cancerosos tienen la capacidad de liberar células que lo conforman, mismas que generan la metástasis.

Con las muestras sanguíneas, los investigadores detectan y separan las células tumorales mediante el uso de marcadores en las mutaciones encontradas, luego de estudiar los tumores extirpados a pacientes.

“Las células tumorales circulantes además sirven para monitorear el éxito del tratamiento en los pacientes. Si se toma la muestra de un paciente antes de extirparle un tumor, se podrán ver muchas células tumorales circulantes, pero cuando le retiren el tumor ese número bajará”, indicó Hidalgo.

Entre los beneficios que traería el uso este procedimiento está el monitoreo mensual de los pacientes en tratamiento, con el objetivo de preservar la menor cantidad de células tumorales circulantes y así evitar una falla en el tratamiento.

“El otro punto que hace falta resolver es un aspecto netamente tecnológico. Se requiere de procedimientos validados para el proceso de diagnóstico, desde la toma de la muestra hasta laboratorios especializados para el análisis, los cuales aún no existen”, dijo el directivo.

“Básicamente los aspectos técnicos y de costo son los que han limitado una aplicación más extendida de este tipo de biopsias, pero la tendencia poco a poco va a llegar” aseguró.

aegm.

Notimex