OXFORD, INGLATERRA.- La tela de araña, es uno de los grandes productos de la madre naturaleza. Por sus particulares características, hoy en día en diferentes partes del mundo se llevan a cabo investigaciones a fin de desarrollar productos, tomando como base, su composición y características.

“En la mayoría de los casos en los que se plantea su uso, la de araña es mucho mejor que la del gusano, pero es difícil de obtener y de producir en grandes cantidades para que sea viable comercialmente”, comenta el profesor Fritz Vollrath, director del Grupo de la Seda de la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

Entre algunas de las aplicaciones que se tiene en mente, figura emplearla en material en implantes cerebrales, suturas, reparaciones óseas, regeneración de cartílagos e injertos de piel, campos en los que hoy día, se viene empleando la seda de gusano.

Por otro lado, son tres los sorprendentes usos que hoy en día, especialmente en medicina, se vienen dando ya a la tela de araña…

Reparación de nervios

En la Universidad Médica de Hanover, en Alemania, un equipo liderado por el doctor Peter Vogt, director del departamento de Cirugía Plástica, ha utilizado hilos la tela de araña para reparar el daño en tendones y nervios. Esta técnica es particularmente útil en aquellas pesons que por accidentes han perdido sensibilidad en los brazos y en los hombres.

Efecto curativo

Debido a que posee grandes cantidades de vitamina K, la cual es empleada para la coagulación de la sangre, se le usa pasa sanar heridas desde hace tiempo, en diferentes culturas. Hay que destacar que la tela de araña, tiene nitrato de potasio, que ayuda en la prevención del crecimiento de hongos y bacterias.

Tratamientos con medicinas

El equipo del Laboratorio de Arañas de la Universidad de Nottingham, en Inglaterra, desarrolló una técnica para producir seda arácnida con antibióticos, cuyo diseño se adecúa a las necesidades específicas del paciente.

La técnica permite que el medicamento se libere en la medida en la que el cuerpo lo necesita. Y como la seda es biodegradable y no le causa ningún daño a las células, lo mejor de caso, es que no hay que remover nada una vez que el antibiótico se termina.

jcrh